Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El diplomático Alberto Aza, nuevo jefe de la Casa del Rey

Don Juan Carlos nombra consejero privado a Fernando de Almansa

El embajador Alberto Aza relevará hoy a Fernando de Almansa al frente de la Casa del Rey, un puesto en el que éste ha servido "con gran lealtad, acierto y dedicación", según expresa don Juan Carlos en el real decreto que hoy publicará el BOE. Como muestra de su "agradecimiento y cariño", el Rey ha dispuesto que Almansa sea en el futuro consejero privado suyo.

En el real decreto que dispone el cese de Almansa, el Rey expresa los "destacados servicios" que éste ha prestado y en los que ha demostrado "en todo momento una adhesión inquebrantable a la Corona". Como muestra de especial deferencia en su despedida, los Reyes, junto a la infanta Cristina y su esposo, Iñaki Urdangarín, almorzaron ayer en privado con Almansa en su residencia del Palacio de la Zarzuela.

La Casa del Rey tendrá como nuevo jefe al diplomático Alberto Aza, y como secretario general al también embajador Ricardo Diez-Hochleitner. Con estos nombramientos, realizados personalmente por el rey Juan Carlos, se completa la renovación de los dos puestos principales de su Casa, que han estado ocupados durante casi 10 años por Almansa y por el también diplomático Rafael Spottorno, como secretario general.

Como ya es costumbre en la Casa del Rey, el relevo se producirá sin especiales ceremonias de toma de posesión. De hecho, el nuevo jefe de la Casa, Alberto Aza, continuará hoy en A Coruña y Vigo acompañando al Príncipe de Asturias en su visita a Galicia.

Con Aza y Díez-Hochleitner se repetirá el esquema de dos diplomáticos al frente de la Casa del Rey, un modelo que suplió a la presencia del estamento militar en esos puestos.

Además de dirigir la intensa y constante actividad institucional de la Casa del Rey, durante estos años, tanto Almansa como Spottorno han vivido desde sus puestos los diversos episodios que han sucedido en la Familia Real, desde los acontecimientos festivos como las bodas de las Infantas o el nacimiento de los cinco nietos de los Reyes, hasta los luctuosos, como los fallecimientos de los Condes de Barcelona, los padres del Rey.

El adiós de Almansa incluyó el pasado viernes una concurrida reunión con quienes han sido sus colaboradores durante los casi diez años que ha ocupado el cargo, y que contó con la asistencia de la Reina. Ante doña Sofía y el equipo que trabaja en la Casa del Rey, Almansa pronunció unas palabras para agradecer la confianza que le ha otorgado el Rey y la Familia Real durante estos años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de diciembre de 2002