Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:VALERI KARPIN | JUGADOR DE LA REAL SOCIEDAD | FÚTBOL | Décima jornada de Liga

"El Madrid es un buen equipo, sin más"

Valeri Karpin, estonio nacionalizado ruso, se siente español y es todo un carácter. Sincero a ultranza y con un punto arrogante. Pese a sus 33 años de edad, su fútbol no decae y ahora, de regreso a la Real, el equipo desde el que descubrió la Liga, vuelve a ser una pieza básica en el conjunto que lidera el campeonato. Hoy se mide al Madrid en el Bernabéu -donde reaparece Raúl- en un duelo que servirá para calibrar el nivel de dos aspirantes al título.

Pregunta. ¿Siente que ha fracasado en su intento de jugar en un equipo grande?

Respuesta. No porque mi intención nunca ha sido jugar en un grande sino disfrutar del fútbol donde fuese. Además, jugué un año en el Valencia y después en el Celta, dos grandes equipos.

"Me siento español. Mis lazos con Rusia son cada vez más débiles".

P. Pero en Valencia duró muy poco.

R. El club no pasaba por un buen momento, había problemas con el técnico, con el presidente Roig... así que decidí que no era el lugar idóneo para jugar al fútbol y me marché. Además, Valdano se trajo a sus jugadores, la mayoría extranjeros. Me pregunto dónde están ahora esos fichajes... El caso es que sobraban extranjeros y me marché, pero podía haberme quedado de haberlo querido.

P. ¿Le ha resultado fácil reintegrarse a la Real Sociedad?

R. Muy fácil.

P. Además, se ha asegurado un contrato de tres años, luego un retiro dorado a sus 36 años.

R. No he firmado un contrato de tres años sino una renovación automática según los partidos que juegue [de momento ha disputado todos los encuentros de esta Liga], aunque estoy seguro de que voy a jugar todos los partidos, como he hecho siempre durante mi carrera.

P. ¿Se sintió traicionado por el Celta o montó en cólera para no renovar a sabiendas de que la Real le ficharía?

R. El Celta sólo me ofrecía un año de contrato y me dolió porque llevaba cinco años con ellos, conocían mi rendimiento a razón de 50 partidos por campaña sin lesiones y no acepté que tuviesen dudas por mi edad. Entiendo que otro equipo, como la Real, las tenga y que sólo me ofrezca un año renovable, pero no el Celta, un club por el que lo di todo. Me despreciaron.

P. Jamás hubiese regresado a San Sebastián de seguir Luis Uranga al frente de la Real.

R. Así es. Uranga me dijo una cosa y luego no la cumplió. No firmamos nada, pero creí en su palabra y no la llevó a cabo. Confiar en las personas es necesario.

P. ¿Cambió mucho la Real?

R. Mucho, mucho no, pero la estructura del club se ha profesionalizado. Ahora, la Real no gana partidos por eso.

P. ¿Le gusta su fama de polémico?

R. Ni me gusta, ni me disgusta, ni me la creo.

P. ¿Le ha enseñado algo nuevo su entrenador, Raynald Denoueix? ¿Es el artífice del buen juego del equipo?

R. Es difícil que con 33 años alguien me enseñe algo nuevo en esto del fútbol, pero sí puedo decir que Denoueix tiene cosas muy buenas en su forma de entrenar y de hecho me gusta mucho cómo lleva al equipo. Estoy muy de acuerdo con sus principios. Ahora, si el equipo juega bien es por una suma de varios factores en la que los jugadores cuentan mucho.

P. ¿Está sobrevalorado el nivel de la Liga?

R. En absoluto. Su valor le llega por méritos propios. Sólo hace falta ver la trayectoria de los equipos españoles en la Liga de Campeones o en la UEFA.

P. Parece que lo dice con orgullo. ¿Se siente español?

R. Sí me siento español. Son ya ocho años aquí. Mis amigos son españoles y mis lazos con Rusia son cada vez más débiles. Apenas conservo amigos allí. Mi vida está en España.

P. Xabi Alonso, Jauregi, Gabilondo, Llorente... emergen como buenos jugadores. ¿Tiene la Real un futuro sin extranjeros?

R. No lo creo. O por lo menos lo veo muy difícil. Para ser competitivo se necesitan muy buenos jugadores y sólo con lo que proporciona la cantera es complicado, no se puede funcionar, así que hace falta recurrir a extranjeros que además, ahora, ya no son tan caros.

P. ¿Explica esto los apuros del Athletic?

R. No necesariamente. El año pasado, cuando el Athletic estuvo arriba nadie habló de la necesidad de modificar su filosofía. Eso sólo se escucha cuando las cosas van mal. Su modelo puede ser válido, como han demostrado hasta ahora.

P. ¿Cuánto cree que va a durar la Real en el liderato?

R. Toda la vida. ¿Por qué no? Si seguimos jugando como hasta ahora todo es posible.

P. El partido ante el Real Madrid, éste domingo, ¿puede fijar el techo de la Real?

P. El Madrid es los máximo para mucha gente, pero eso es para los de Madrid. Es un buen equipo, sin más. Tiene a parte de los mejores jugadores del mundo pero eso no significa que hagan un buen equipo. Sería un superequipo si no perdiesen ni un partido en un par de años, así que no creo que sea nuestro techo. Sólo un rival difícil.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de noviembre de 2002