Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fanny Ardant y Jeremy Irons entran en la tragedia más íntima de María Callas

'Callas forever', dirigida por Zeffirelli, narra el declive de los últimos años de la cantante

Más que la mujer, la artista. Más allá de los fracasos amorosos y de sus dolores más íntimos, la gran tragedia de María Callas fue la pérdida de su voz. Ese momento de una artista en el declive de su carrera es el que ha reflejado Franco Zeffirelli, gran amigo de la cantante, en la película Callas forever, que se estrena en España el viernes. Sus protagonistas, Fanny Ardant y Jeremy Irons, presentaron ayer en Madrid el filme. 'El fracaso amoroso es destino común de toda mujer, pero Callas perdió el instrumento de su arte. Ésa fue su verdadera tragedia', dijo ayer Fanny Ardant.

Es la segunda vez que Fanny Ardant interpreta a la gran diva del canto, María Callas. La primera fue en un teatro de París con la obra Master Class, dirigida por Roman Polanski. Ahora lo hace para el cine, con la película Callas forever. La actriz francesa, guapa como nunca, lo recordaba ayer en la habitación de un hotel de Madrid. 'Son dos puntos de vista diferentes en dos disciplinas distintas. El teatro es el verbo, la palabra. Master Class era una obra que hablaba de una cantante que se dedicaba a la enseñanza. Callas forever aborda un momento de su vida a través de la ficción en el que se retrata la vida de una artista en el peor momento de su vida'.

El director de la película, Franco Zeffirelli, conocía bien a María Callas. La dirigió en varias óperas y supo de sus desgracias personales y artísticas. Zeffirelli eligió para llevar a Callas al cine el momento más duro de su vida como artista. Aquel en el que ha perdido la voz y vive recluida, y sola, en su apartamento parisiense. Callas forever narra cómo el antiguo manager de la artista, Larry Kelly (Jeremy Irons), convence a la cantante para reaparecer en escena en un montaje de Carmen. El filme retrata la contradicción entre la realidad y los sueños, entre la honestidad y el comercio.

Más allá de las notas de la vida de Callas que Fanny Ardant considera anecdóticas -su anorexia, su fracaso amoroso con Onassis, el aborto que sufrió-, la actriz se centra en su tragedia artística. 'Sufrir un fracaso amoroso o vivir en soledad son destinos comunes a muchas mujeres. Ella vivió una tragedia peor: la de la pérdida de su voz como instrumento de su arte, ella que siempre había ido a la búsqueda de lo absoluto, que había dado todo por su arte', comentó.

Callas forever es el tercer trabajo en común de Fanny Ardant y Jeremy Irons, tras Los amores de Swan (1984) y Australia (1989). 'Hubiera sido diferente con otros protagonistas. No sé si mejor o peor, pero sí distinto', explica Jeremy Irons, pantalón tejano, botas camperas y piedras al cuello tipo hippy. 'El personaje que yo interpreto, una mezcla de empresario negociante y ambicioso, pero, a la vez, admirador incondicional y amigo de María Callas, podía haber tirado por el lado más endemoniado, pero la química que establecimos Fanny Ardant y yo nos hizo llevar la historia a un terreno mucho más emocional'. Irons, que llegó a Madrid procedente de Montenegro, donde rueda Matilde, un drama de guerra y amores entre un coronel de la ONU y una joven de 18 años, resalta el enfoque más positivo de la historia entre un gay (su personaje Larry) y una mujer. 'Esa profundidad en la amistad que se establece entre los homosexuales y algunas mujeres, porque la sexualidad se queda a un lado, está muy presente en el filme', asegura Irons, que confiesa el relajo que le ha supuesto el rodaje de este personaje -casi un álter ego de Zeffirelli- frente a los protagonistas atormentados que le han dado fama a su carrera. 'Soy conocido por los personajes atormentados, pero tanto como decir que mi carrera está plagada de ellos...', se queja el actor ante las preguntas de los periodistas. 'Ha sido muy feliz hacer de Larry, estaba un poco aburrido de tanto tormento'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de noviembre de 2002