Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Cálidas habitaciones en la nieve

Los hoteles más especiales entre los Pirineos y Sierra Nevada

El creciente número de adeptos al deporte blanco ha animado el parque hotelero en las estaciones de esquí españolas. Grandes, pequeños, a pie de pistas o alejados del bullicio, los hoteles de nieve seducen hoy más que nunca a los esquiadores con sus instalaciones mejor pertrechadas para el almacenamiento y limpieza del material deportivo, así como la mejora de las de ocio, entre las que parece ponerse de moda el nuevo concepto wellness, o disfrutar de una sesión de hidromasaje al aire libre, con vistas a las pistas de esquí.

No existe una central de reservas específica de hoteles de montaña en España, salvo en el caso de los establecimientos adscritos a una cadena (Sol Meliá, Rafaelhoteles...). Sin embargo, las estaciones de esquí informan a través de sus teléfonos de atención al público (ver listado en la página 4) sobre las distintas posibilidades de alojamiento en el entorno. Y algunas de ellas funcionan incluso como centrales de reservas telefónicas y a través de Internet. Proponemos una selección de hoteles de nieve muy especiales.

Los hoteles de nieve seducen hoy más que nunca con sus instalaciones mejor pertrechadas para el almacenamiento y limpieza del material, así como las mejoras en las de ocio, con el concepto de bienestar o 'wellness' en auge

Pirineo catalán

Casi a pie de pistas, en la estación pirenaica catalana de Baqueira-Beret, Rafaelhoteles La Pleta (teléfono 973 64 55 50. Habitación doble: entre 82 y 126 euros) causó sensación en la pasada temporada gracias a su silueta alpina y a su interiorismo étnico, a pesar de encontrarse en plena cota 1.700, a sólo 400 metros del telesilla de Esquiròs. Además de 76 habitaciones muy bien equipadas, ofrece baño turco, sala de masajes y piscina climatizada. Quienes buscan tranquilidad, aunque no vean las pistas a través de las ventanas, el Garòs Ostau (973 64 23 78. Habitación doble: entre 58 y 76 euros) se encuentra en la aldea del mismo nombre, a cinco kilómetros de la estación invernal. Cálidos techos de madera abrigan sus ocho dormitorios, y un vistoso comedor anticipa cada mañana unos desayunos caseros a cargo de su propietaria, Alicia Milló. En los últimos años se está produciendo un desplazamiento en las preferencias de alojamiento hacia la capital del valle. En Viella, Eth Refugi D'Aran (973 64 30 02. Habitación doble: de 58,9 a 88,95 euros) ofrece 48 apartamentos abuhardillados a orillas del río Garona.

A sólo 10 minutos en coche de la estación más veterana de España, La Molina, se encuentra Es Niu dels Falcons (972 89 20 73. La doble: de 76,93 a 90,15 euros), un chalé de madera semioculto entre los pinos.

Por su proximidad a Barcelona es relevante la escasez de alojamientos en Vallter 2000, pero en el pueblecito de Camprodòn los esquiadores pueden descansar entre las sábanas del hotel Maristany (972 13 00 78. Habitación doble: 57,10 euros), con una exquisita decoración.

Pirineo aragonés

En pleno valle de Tena, Formigal dispone de una amplia oferta de alojamientos. Al pie de la peña Foratata se sitúa el hotel Villa de Sallent (974 49 02 23. Habitación doble: entre 90,15 y 132,22 euros), una iniciativa de la familia Tejero en constante ampliación y mejora, con 80 habitaciones, un centro termal y la piscina climatizada con mejores vistas del Pirineo. Como una casita de muñecas, el hotel Almud (974 48 83 66. Habitación doble: entre 60,10 y 81,14 euros) atrae a los esquiadores por el trato especial que les dispensan sus propietarios, Mariano Martín de Cáceres y María José Zandundo. Este diminuto establecimiento se construyó a partir de unas caballerizas del siglo XVIII próximas a la antigua salida de Sallent de Gállego hacia Formigal. Tres kilómetros más abajo, en Escarrilla, se encuentra el hotel Mingo (974 48 72 23. La doble: de 60,10 a 72,12 euros), propiedad de Enrique Faín y Charo Sancho, con fachada de piedra y madera.

Y mientras en Formigal predomina el esquí de fines de semana y grandes fechas vacacionales, en la vecina Panticosa se asienta el esquí familiar de temporada y los cursillos de semana, lo que ha propiciado el pequeño alojamiento de corte tradicional. A 50 metros del telecabina, el hotel de montaña Sabocos (974 48 74 88. Habitación doble: entre 51,09 y 57,10 euros) ofrece mucho ambiente familiar y una cocina casera.

Benasque, a los pies de la estación de Cerler, ofrece encanto pirenaico y hospitalidad con olor a madera gracias a la iniciativa de la familia Ciria, cuyo hotel -Ciria- toma su propio apellido (974 55 16 12. La doble: de 51,69 a 72,72 euros).

Cordillera Cantábrica

La pequeña estación de Alto Campoo, dominada por el pico Tres Mares, no cuenta en sus alrededores con ningún alojamiento con especial encanto, por lo que se recomienda recorrer los 14 kilómetros que la separan de La Casona de Naveda (942 77 95 15. La doble: 75,10 euros), en los límites de Cantabria. Se trata de un edificio solariego del siglo XVII con un ambiente exclusivo en cada uno de sus nueve dormitorios.

Sistema Ibérico

También algo alejada de las pistas, la hostería Valle del Oja (941 42 74 16. Habitación doble: 75,10 euros) se asienta sobre una ferrería del siglo XVIII en las inmediaciones de Valdezcaray, en el extremo noroccidental de la sierra de la Demanda.

Sierra Nevada

El sur de Granada sigue atrayendo a numerosos esquiadores gracias a su benigno clima invernal que permite disfrutar del sol y de la nieve. Entre tanta oferta como la que hay en Sierra Nevada, destaca por su encanto, ubicación e instalaciones El Lodge (958 48 06 00. Habitación doble: de 173,69 a 228,38 euros), un chalé de madera de pino finlandés asomado al balcón de Pradollano, junto a la pista Maribel. En época de innivación se puede descender esquiando por ella hasta el telecabina de Pradollano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de noviembre de 2002