GENTE

Winona Ryder, declarada culpable por robo y vandalismo

Agencias

La actriz estadounidense Winona Ryder fue declarada ayer culpable de robo en mayor cuantía y vandalismo e inocente del tercer cargo del que se le acusaba, el de hurto, por parte del jurado que siguió su caso en Los Ángeles. Ryder, de 31 años, fue juzgada por el presunto robo de prendas de vestir y complementos por valor cercano a 6.000 dólares en unos grandes almacenes de lujo de Beverly Hills en diciembre de 2001. Winona estaba presente en la audiencia junto a su abogado, Mark Geragos. La actriz ha asistido todos los días a su proceso, que duró una semana, aunque no subió al estrado. Los 12 miembros alcanzaron una decisión ayer durante su segunda jornada de deliberaciones. La condena se decidirá el próximo 6 de diciembre, según estableció el juez Elden Fox. La actriz puede ser sentenciada a una pena máxima de tres años de cárcel, algo poco probable porque no tiene antecedentes penales, y seguirá de momento en libertad bajo fianza. La propia fiscal del caso, Ann Rundle, apuntó en esa dirección tras conocerse la decisión del jurado, y dijo que la acusación "no solicitará" que la actriz cumpla pena de cárcel: "Este caso nunca ha ido de eso. No solicitaremos que cumpla una condena de cárcel. Sólo hemos querido que Ryder asuma la responsabilidad por sus actos", subrayó Rundle a la prensa. El caso fue seguido desde un primer momento por la atenta mirada de los medios de comunicación estadounidenses, que ayer incluso interrumpieron sus informativos para emitir en directo la lectura del veredicto. Desde el principio, la actriz se declaró no culpable de las acusaciones de robo y vandalismo, pero la fiscal la presentó como una millonaria que roba por capricho, mientras que la defensa insistió en el ataque mediático ejercido sobre una inocente víctima. "Vino, robó y se fue. Punto final. (...) Es un simple caso de robo", declaró el pasado lunes la fiscal, instando al jurado a considerar los hechos sin tener en cuenta la fama de la acusada. El juez rechazó un último intento de la fiscalía para la admisión de la supuesta confesión escrita de Ryder como prueba. Según la fiscalía, durante su detención en la tienda de la cadena Saks Fifth Avenue, en Beverly Hills, California (EE UU), la actriz firmó un documento en el que se lee: "Yo, Winona Ryder, acepto que he robado estas prendas". El juez Fox decidió enjuiciarla después de escuchar a cinco testigos de la acusación, entre ellos una responsable de seguridad de los grandes almacenes, la cual afirmó haber visto a la actriz cortando los sensores de seguridad de dos bolsos de marca oculta en un probador. Por su parte, la defensa ha insistido en que este caso está basado en las intenciones de la fiscalía de acosar a su cliente por el hecho de ser famosa. Sus abogados argumentaron que la acusada era víctima de una conspiración de los guardas de seguridad de la tienda. Sin embargo, el jurado aceptó la mayor parte de los argumentos de la acusación.

Winona Ryder escucha al jurado junto a su abogado.
Winona Ryder escucha al jurado junto a su abogado.ASSOCIATED PRESS

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 07 de noviembre de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50