Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal compara a Jesús Gil con Mario Conde en el 'caso Banesto'

El fiscal adscrito a Anticorrupción Carlos Castresana afirmó ayer en su informe de conclusiones definitivas que el presidente del Atlético de Madrid, Jesús Gil, utilizó falsedades y artificios contables durante su gestión y observó la misma conducta que el Tribunal Supremo encontró delictiva en Mario Conde para condenarle por el caso Banesto.

En la penúltima sesión del juicio que desde abril se viene celebrando en la Audiencia Nacional por las irregularidades en la transformación del Atlético de Madrid en sociedad anónima depostiva, el fiscal Castresana acusó a Gil de ocultar al organismo revisor, en este caso el Consejo Superior de Deportes (CSD), la situación de insolvencia en la que se encontraba su entidad.

El fiscal pidió 17 años y seis meses de cárcel para Gil por apropiación indebida, falsedad contable y otorgamiento de contratos simulados, al utilizar supuestamente una 'deuda ficticia' para 'hacerse con la mayoría accionarial de la sociedad deportiva sin llegar a desembolsar una sola peseta'. También pidió 10 años de cárcel para el director general del Atlético, Miguel Angel Gil Marín, y 6 años de cárcel para el vicepresidente de la entidad, Enrique Cerezo.

En su alegato final, el fiscal pidió a la Sala que, además de condenar a los acusados, proceda al comiso y subasta pública del 'patrimonio procedente del delito', es decir, de las acciones del Atlético de Madrid. 'Hay que poner las acciones a disposición de quien quiera comprarlas y que se las lleve el mejor postor, que puede ser Gil', apostilló.

Por su parte, el abogado de Gil, Horacio Oliva, solicitó la libre absolución de su defendido alegando que el relato del fiscal 'no se corresponde con la verdad'. Agregó que la deuda de 12 millones de euros en la que se basa toda la causa, 'era existente, exigible y no estaba pagada', y se resolvió abonarla con el contenido patrimonial de los derechos de los jugadores, por lo que éstos hechos 'no tienen nada que ver con el caso Banesto'. Según Oliva, Gil ha seguido financiando al club de fútbol y, de hecho, a día de hoy se le deben 15 millones de euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de octubre de 2002