La Fundación Godia exhibe una selección de su colección de cerámicas históricas

Francisco Godia comenzó a comprar cerámica medieval para completar su colección de arte románico y gótico. Tanto le llegó a interesar la cerámica que poco a poco fue ampliando la colección a otras épocas y centros de producción, hasta llegar a acumular 855 piezas. Una reducida selección de algunas de estas piezas, unas sesenta, se exhibe ahora en la exposición El esplendor de la cerámica española, que hasta el 6 de enero puede visitarse en la Fundación Francisco Godia ((València, 184, principal) y abre temporada en esta entidad privada.

Lo original de esta exhibición es que las piezas no se presentan de forma cronológica o según su origen, sino de forma temática. Así, cerámicas de siglos distintos se agrupan en función de si su decoración es vegetal, heráldica, de bestiarios o de tipos humanos. Destaca un apartado importante dedicado a la cerámica de reflejos dorados de Manises o Paterna, del siglo XVI, y varias piezas de cerámica de Alcora, entre las que sobresale un busto del décimo conde de Aranda, hijo del fundador de la manufactura de Alcora, realizado en 1775.

Doble función

'La cerámica ha estado ligada a la vida del hombre en todas las culturas desde hace miles de años y siempre ha cumplido la doble función de ser un objeto utilitario y ornamental', explica Maria Antònia Casanovas, comisaria de la exposición y conservadora del Museo de Cerámica de Barcelona. 'Gracias a los coleccionistas del siglo XIX, muchas de estas piezas que eran de uso cotidiano se han conservado. En Cataluña existen grandes colecciones y esto es lo que explica que el museo sea el más importante de España'. Este centro mantiene aún su denominación de museo aunque desde hace poco más de un año se ha convertido en una colección integrada en el Museo de Artes Aplicadas, embrión del museo del diseño que se instalará en Glòries.

Casanovas, autora de gran parte de los artículos del catálogo, destaca el carácter funcional y artístico de gran parte de las obras exhibidas, cuyo arco cronológico abarca desde finales del siglo XIII -de esta época se exhibe un bote de farmacia realizado en Barcelona- hasta principios del siglo XIX. De esta época se exhiben algunas manufacturas de Alcora (Castellón) pertenecientes a las series de la fauna. Se trata de lozas policromadas con formas de animales que obtuvieron gran fama durante todo el siglo XVIII.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS