Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Patronato de Doñana critica el diseño viario de la Junta por ser 'difícilmente compatible' con el lince

El Parque Nacional pide una reducción del 'asfalto' para evitar la muerte de especies

El Patronato del Parque Nacional de Doñana ha pedido a la Consejería de Obras Públicas y Transportes que limite el crecimiento urbanístico en la comarca y el consumo hídrico en el plan de ordenación territorial que prepara. El debate sobre urbanismo ha eclipsado uno de los grandes varapalos del Patronato al documento de la Junta por no preservar el futuro del lince ibérico, en peligro de extinción. 'El diseño de viales que presenta es difícilmente compatible con la conservación de uno de los valores emblemáticos de Doñana', recoge el informe del Patronato.

La Consejería de Obras Públicas y Transportes, redactora del plan de ordenación del territorio del área de Doñana (Potad), cuenta ya con el informe oficial del Patronato de Doñana, elaborado por Jesús Casas después de someter tres versiones al parecer del grupo de trabajo creado para consensuar el documento de respuesta. El texto remitido a la Junta plantea múltiples recomendaciones, pero sin duda la crítica más cruda se refiere a la red viaria recogida en el Potad al considerar que 'es difícilmente compatible con la conservación de uno de los valores emblemáticos de Doñana'.

El informe del Patronato pide explícitamente que no se construyan nuevos viales ni se eleve la categoría de los ya existentes. 'Lo asfaltado debe, en el mejor de los casos, tender a reducirse', figura en el texto. Además de la consideración general, se recoge una mención específica para el caso del camino rural Villamanrique-El Rocío: 'Se insta a que se mantenga la calificación actual de camino rural y que se adopten medidas que tiendan a asegurar que esa situación sea la máxima a la que pueda optar'.

El Patronato esgrime en su informe que la creación de nuevos viales o la elevación de categoría de otros, que aumentaría la circulación de vehículos a grandes velocidades, 'no es compatible con la conservación del lince ibérico al nivel de su población de Doñana, ni tampoco con la vida de numerosos ejemplares de otras especies no tan emblemáticas que mueren a diario en estos sumideros de fauna'. Las actuaciones sobre la red viaria previstas en el Potad debieran, en opinión de los integrantes del Patronato, 'incorporar entre sus premisas la de contribuir a reducir la fragmentación de hábitats'.

Como alternativa, el informe del organismo del Parque Nacional propone que se ensayen nuevos usos para el transporte público con el objetivo de disminuir 'la presión de los medios particulares de circulación sobre el territorio'.

Agua y turismo

El informe del Patronato de Doñana sobre el futuro de la comarca insiste en la necesidad de poner coto al crecimiento turístico, en especial en la franja litoral: 'Las actuaciones que se programen deben concentrarse en áreas ya alteradas, sin valor ambiental y, a ser posible, urbanizadas'.

Sobre la zona de Mazagón donde pretende construirse un gran proyecto urbanístico (Castillo de la Luz) se cita lo siguiente: 'El Potad nodebiera incluir en su redacción términos que alentasen o dieran soporte a una posible transformación de algunas áreas especialmente sensibles como, por ejemplo, el sector situado entre el arroyo de las Huesas y el Parador Nacional de Mazagón'.

Aunque en el documento se reconoce que el desarrollo turístico sostenible en la comarca se convertirá en el principal recurso económico del futuro, se advierte de que las mejoras deben estar ligadas al refuerzo de la calidad de las ofertas actuales: 'El plan no debe propiciar nuevas ocupaciones de espacio natural no transformado para el turismo en Doñana'.

De igual modo, el Patronato pide que el Potad defienda la 'reconversión residencial en hotelera', que se sumprima 'la excepcionalidad de crear nuevos núcleos de población' y que se limiten las nuevas ocupaciones de suelos urbanos a las zonas 'colindantes con los actuales núcleos de población'.

Sobre la agricultura, otra de las actividades económicas de mayor peso en la comarca, el documento del Patronato de Doñana apuesta por 'cerrar el paso a futuras ampliaciones de la superficie agrícola a costa de superficies forestales' e impulsar la agricultura sostenible. El informe se detiene especialmente sobre el consumo de agua y pide que se 'libere presión' sobre el acuífero 27, aunque sin 'caer en la tentación de apostar por la aportación externa como panacea'. El Patronato aboga por 'optimizar' el uso del agua en la agricultura, limitar las superficies de cultivos con demandas de agua 'exageradas', desmantelar los regadíos ilegales, ordenar de forma estable el regadío y proteger la agricultura de secano en la comarca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de octubre de 2002