Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Raúl cura su lesión a las 5.30 de la madrugada

El delantero se trató de una sobrecarga al llegar de Grecia, en la Ciudad Deportiva

Raúl González y su fisioterapeuta de confianza, Pedro Chueca, se internaron en la Ciudad Deportiva ayer nada más aterrizar en Barajas procedentes de Atenas, a las 5.30 de la madrugada. El autobús los llevó desde el aeropuerto junto al resto de la expedición -los jugadores suelen dejar sus coches en la Ciudad Deportiva- y allí permanecieron hasta las 7.00. El delantero fue tratado de una sobrecarga en el abductor izquierdo en el centro médico, según la cadena SER. Al mediodía, Raúl no acudió al entrenamiento voluntario. Su participación en el partido contra el Alavés, el próximo domingo en el Bernabéu, es improbable.

La obsesión perfeccionista de Raúl, unida a la necesidad de tratar los músculos dañados en caliente, inmediatamente después de los partidos, llevaron al delantero desde el avión a la camilla. Tras una noche poco afortunada ante el AEK, Raúl no pudo tratarse de su lesión en el estadio del equipo griego. Pidió el cambio en el minuto 81 dando síntomas de malestar físico y en su lugar entró Morientes.

Makelele, con un golpe muy fuerte, y Zidane con dolores en la espalda, tienen más posibilidades de estar a disposición de Vicente del Bosque para el partido ante el Alavés.

Según el jefe de los servicios médicos madridistas, Alfonso del Corral, el delantero estará perfectamente curado para la semana que viene, cuando el Madrid deberá jugar los minutos que le restan del partido de ida ante el Betis, en Sevilla. 'Queremos ver cómo evoluciona Raúl en las próximas horas, aunque en principio no parece nada preocupante', dijo Del Corral. 'Veremos si llega a tiempo para el partido contra el Alavés. Si no se puede contar con su participación, sí estará listo para jugar el martes, ante el Betis'.

Preocupado ante la posibilidad de perderse un solo partido de competición, Raúl se trató el músculo afectado antes de irse a su casa a dormir. No es la primera vez que lo hace y así da prueba del carácter rígido que lo caracteriza.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de octubre de 2002