Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL

Ronaldo aún pide más tiempo

'No puedo jugar si estoy al 80%', dice el brasileño, al que se espera el domingo ante el Alavés

El Bernabéu volverá a llenarse, el próximo domingo, para ver a Ronaldo. Pero Ronaldo tiene dudas sobre la conveniencia de debutar ese día. El Madrid vendió todas sus entradas disponibles, unas 14.000, entre el lunes y el martes pasado. El ritmo de venta para presenciar el encuentro contra el Alavés, en Liga, equivale al de un clásico y la recaudación asciende a 300.000 euros. La gente espera a Ronaldo con la misma ilusión que acude a los Madrid-Barça. Pero Ronaldo, que desde que fichó hace un mes no ha entrado en ninguna convocatoria, pide más tiempo. Pide calma. Se siente empujado a saltar el trampolín como los condenados en los barcos piratas. Ayer aseguró: 'La gente espera mucho de mí, pero yo no puedo salir al 80%'.

'Si juego el domingo estará bien, pero si no, habrá más partidos', comentó el brasileño, tras entrenarse en solitario en la Ciudad Deportiva. 'Lo importante es lo que dijo el otro día el presidente: que me han fichado por mucho tiempo. Hay que ir día a día. Vengo, me ve el doctor, después los preparadores y luego decidimos qué es lo mejor'.

Inquieto ante el talante agresivo de los medios madrileños, prevenido ante la actitud de los aficionados, que, según intuye, esperan de él una actuación deslumbrante, Ronaldo experimenta una tensión creciente. Quizá por miedo o exceso de responsabilidad. No se siente en su peso justo, considera que le falta velocidad, y no quiere decepcionar a los hinchas. El jugador experimenta una pretemporada poco tranquila y ayer explicó que los medios no lo ayudan. Cada día se suman a la lista nuevos programas, nuevos periódicos, que hablan de él con sorna, con acidez. Se multiplican los chistes a su costa y se anuncia su posible debú como algo inminente.

Destilando ingenuidad a borbotones, la estrella brasileña pidió ayer calma a los periodistas: 'Las informaciones que se publican sobre mí crean mucha expectación entre la gente; cada día se habla de si juego o no, y mi debú se ha retrasado por los problemas en el sóleo [un músuculo de su pierna izquierda]'.

Como para tranquilizar a la demanda, Ronaldo apostilló: 'Una vez que empiece a jugar no va a haber quién me pare'.

Ronaldo dice que no puede jugar 'al ochenta por ciento', porque en el Madrid se espera más de él. Durante el Mundial, su seleccionador, Luiz Felipe Scolari, aseguró que le bastaba con que estuviera 'al setenta por ciento', y lo ganó. La cuestión es saber cuál es el techo de un jugador que no compite con normalidad desde hace tres años. Parece evidente que las lesiones han mermado tanto su capacidad física como su autoconfianza, y es obvio que las noticias en torno a su estado físico son vagas y se disparan en sentidos contradictorios.

Al consumar su fichaje por el Madrid, hace 35 días, Ronaldo declaró que 'en 20 días' estaría listo para jugar. Tras sufrir una sobrecarga en el sóleo, la semana pasada, y suspender su debú, ante el Genk en Liga de Campeones, el jugador aclaró que 'en dos días' estaría entrenándose con normalidad. Han pasado siete jornadas y Ronaldo sigue sin sentirse del todo bien. En el club ya nadie se atreve a hacer pronósticos y el optimismo sobre su presentación en un partido oficial es poco menos que tabú. A lo más que llega Jorge Valdano, el director general deportivo, es a anunciar que no es amigo de los plazos: 'No me gusta poner fechas'.

La última que se había puesto era el domingo, frente al Alavés, máxime con el muslo izquierdo de Raúl contracturado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de octubre de 2002