Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sala Cuarta Pared propone una sesión doble de angustia y desesperanza cotidiana

El otoño se pone triste en la sala Cuarta Pared con la compañía Teatro del Astillero. Su director, Guillermo Heras, ha montado un programa doble que, bajo el nombre Crónicas del desasosiego, incluye las obras Psicosis 4.48, de la inglesa Sarah Kane, y Ganas de matar en la punta de la lengua, del francés Xavier Durringer. Ambos autores son contemporáneos y escriben sobre la desgana de vivir. Sarah Kane se suicidó a los 28 años y tuvo una breve actividad como escritora dramática: en cinco años creó otros tantos textos con la desesperación y la angustia de vivir como protagonistas. Su tormentosa vida personal y su mirada recelosa sobre el mundo la arrastraron a una enfermedad mental y posteriormente al suicidio. La obra de Sarah Kane asustó a críticos y a público, que la convirtieron de inmediato en una escritora polémica y rara', reconocen los miembros de la compañía Teatro del Astillero.

Como prólogo a Psicosis 4.48, la misma compañía ofrece Ganas de matar en la punta de la lengua, de Xavier Durringer, un montaje que enfrenta dos mundos: uno ordenado, con férreos principios morales, y el otro casi marginal. El propio autor asegura que lo que intenta es mostrar, 'con un lenguaje crudo y violento, la poesía de la calle y de esa gente que no se siente ni partícipe ni excluida de la sociedad'.

Crónicas del desasosiego. Sala Cuarta Pared (Ercilla,17). De jueves a domingos en diferentes horarios. Entrada: 9 euros. Los dos espectáculos: 15 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de octubre de 2002