Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:Liga ACB | BALONCESTO

Empieza el espectáculo en el Palau

El equipo azulgrana apabulló al Fuenlabrada y el Madrid hizo lo propio con el Cáceres

Los grandes empezaron intimidando. El Barcelona, que ya prometía espectáculo desde que completó su nómina, no se apiadó del Fuenlabrada, al que apabulló con un saldo final de 46 puntos de diferencia (93-47). Y el Real Madrid tampoco bajó el pistón ante el Cáceres al que dejó a 31 puntos de distancia (91-58). Se daba la circunstancia de que los dos clubes con ascendencia futbolística venían escarmentados de las competiciones autonómicas previas en las que mordieron el polvo ante el Lleida y el Estudiantes respectivamente. Necesitaban más que una simple victoria, pretendían dar un golpe de autoridad que les hiciera recobrar la confianza en sus propias fuerzas. Y a fe que lo consiguieron.

BARCELONA 93| FUENLABRADA 47

Barcelona: Nacho Rodríguez (7), Navarro (17), Fucka (18), Varejao (11), Femerling (2) -equipo inicial-; Alzamora (0), Bravo (2), Dueñas (15), Jasikevicius (7), De la Fuente (9), Martín (3) y Van de Hare (2). Fuenlabrada: Hernández (5), Solana (5), Paco Martín (0), Scott (23), Wood (0) -equipo inicial-; J. Fernández (3), Antúnez (6), Palacios (0), Elizagaray (2) y P. Fernández (3). Árbitros: García O., García G. y Perea. Palau Balugrana. Unos 7.600 espectadores.

MÁS INFORMACIÓN

El Barcelona dejó seco por momentos al Fuenlabrada, que evidenció lo muchísimo que va a echar de menos a su cañonero, Perasovic, ahora en las filas del Lucentum Alicante. El repaso que le dio el Barcelona al equipo de Oscar Quintana fue en toda la regla, de principio a final y tras superarle en todos los aspectos del juego. A la superior calidad individual de los azulgrana -privados de su gran estrella Bodiroga, con un leve contratiempo físico-, se unió el deficiente funcionamiento del equipo madrileño. Sumó hasta 23 pérdidas de balón. Algo inaudito. Si a ello se añade que capturó nueve rebotes menos, se puede entender que el Barcelona acabara lanzando 15 tiros más de campo y 12 tiros libres más.

Svetislav Pesic, el nuevo entrenador azulgrana, se permitió el lujo de hacer todas las probaturas posibles y dosificar a algunos jugadores. Navarro fue el único que sobrepasó los 30 minutos de juego y lo aprovechó para convertirse en el máximo anotador azulgrana. Richard Scott,con 23 puntos y 9 rebotes, fue el único que mantuvo un mínimo caudal ofensivo en el Fuenlabrada, que pagó la flojísima actuación de David Wood, cero puntos y cinco rebotes, y de su nuevo alero Francesc Solana que sólo anotó una canasta en los 12 lanzamientos que efectuó. Con estas cifras y con el Barcelona apretando en defensa, m no fue extraño que el equipo madrileño llegara a tener que sobrevivir con dos puntos en siete minutos al principio deun segundo cuarto que cerró con siete puntos.

Pesic concedió minutos de juego a algunos de los jugadores más jóvenes, como Bravo y, en menor medida, Martín y Van de Hare.

El Real Madrid, a pesar de las bajas de Alfonso Reyes y Mumbrú, barrió al Cáceres. El dominio en el rebote del equipo de Javier Imbroda fue insultante. Las 20 capturas en que superó al Cáceres resultaron decisivas a pesar de que los madridistas denotaron algunos problemas en la circulación de la pelota, ya que sumaron hasta 20 pérdidas.

Sobresalió la actuación del joven Hernández Sonseca, 10 puntos y 9 rebotes, y Alston, 12 puntos y 7 rebotes. Imbroda, al igual que hizo Pesic en el Barcelona, también aprovechó la ocasiónpara dosificar a sus mejores elementos y dio minutos de juego a jugadores con los que previsiblemente contará menos, caso de Suárez, Mena y Lampe.

El Cáceres se vio lastrado por las bajas prestaciones de algunos de sus mejores hombres como Deon Thomas y sus bases Hansen y Ferran López.

Si el Barça y el Madrid empezaron intimidando, otros equipos de los que aparecen como cabeza de serie, caso de Unicaja y Estudiantes, lo pasaron mucho peor. Los malagueños, subcampeones de Liga, vencieron el sábado por sólo un punto en la pista del Breogán de Lugo (78-79) gracias a una canasta de su nuevo fichaje, el ala pívot polaco Wojcik, mientras que los madrileños vencieron por 60-67 en la pista del recién ascendido Lucentum de Alicante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de septiembre de 2002