Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

'La coalición rojiverde llevó a Alemania al vagón de cola'

A los 44 años, Roland Koch, primer ministro del Estado federado de Hesse, está considerado como posible futuro candidato a canciller de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), a cuya ala dura pertenece. Al llegar al poder en Hesse, en 1999, lo hizo tras una campaña contra la doble nacionalidad para extranjeros. Hábil y calculador, Koch sobrevivió al escándalo de la contabilidad paralela de la CDU en Hesse.

Pregunta. ¿Su pronóstico para las elecciones?

Respuesta. Rara vez se había vivido tanto suspense en una campaña. Será una carrera codo con codo, pero espero que tras las discusiones de estos días se imponga la CDU / CSU y no se pueda gobernar sin ella. Que Alemania sea el vagón de cola del crecimiento en Europa ni puede ni debe seguir así. Tampoco que el canciller Gerhard Schröder trate a patadas nuestra relación con EE UU.

P. ¿Le ha faltado perfil conservador a Stoiber?

R. Nosotros, la CDU y la CSU, hemos presentado un programa electoral conjunto y un plan de acción para poner rápidamente en marcha los primeros pasos para la recuperación económica de Alemania. Nuestro concepto refleja nuestros valores básicos, como el papel central de la familia en nuestra sociedad, y al mismo tiempo ofrece respuestas a los interrogantes de nuestro tiempo. Queremos que las cosas mejoren en Alemania, que el país vuelva a jugar en la Copa de Campeones de los países industrializados. Stoiber es un primer ministro de gran éxito. Su balance económico es tan excelente como lo logrado en la lucha contra el crimen y en la educación. Será un buen canciller.

P. Un tema conservador es la inmigración. ¿Cree que con él aún puede movilizar votos? ¿No se planteó demasiado tarde?

R. La cuestión de limitar la inmigración de extranjeros de fuera de la Unión Europea estaba en nuestra agenda antes de esta semana. Desde hace meses señalamos que Alemania, con sus cuatro millones de parados, tiene que hacer los deberes. El tema de la inmigración está estrechamente vinculado con el de la economía y el trabajo. También en política educativa tenemos que plantearnos a cuántos podemos integrar.

P. Tanta insistencia en el paro y en que Alemania es el vagón de cola de la UE, ¿no ha sido un mensaje demasiado negativo para el electorado?

R. Lo contradigo rotundamente. Ése es el desapasionado balance del año 2002, el resultado de cuatro años de gestión rojiverde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de septiembre de 2002