Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SITUACIÓN EN EL PAÍS VASCO

La dirección federal de IU rechaza el apoyo de su grupo a la querella contra el juez Garzón

La preocupación de la mayoría de las organizaciones territoriales de IU por la política que siguen sus compañeros en el País Vasco, liderados por Javier Madrazo, se ha convertido en auténtica alarma tras el apoyo a la decisión del Gobierno vasco, del que forma parte, de presentar una querella por prevaricación contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. El coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, difundió ayer un comunicado en el que se distancia de la decisión de Madrazo, que considera 'desmedida y de dudosa utilidad práctica'. Llamazares propone otras vías como 'el conflicto de jurisdicción entre poderes' y 'la suspensión cautelar de Batasuna' en el Parlamento vasco, en tanto se aclaren las dudas jurídicas que han surgido.

Las conversaciones de las últimas horas entre Llamazares y Madrazo no han resuelto las discrepancias, dado que las perspectivas son muy diferentes. Pero lo cierto es que Llamazares tiene abierto un conflicto muy serio en su organización ante las protestas generalizadas que han surgido en el resto de federaciones, que acusan ya el daño que la posición de sus compañeros en el País Vasco produce en las expectativas electorales para las municipales y autonómicas de 2003, según informan portavoces de la dirección federal.

Dentro de pocos días, Madrazo tendrá que someterse en persona a las recriminaciones de otros dirigentes. El Consejo Federal de IU está convocado para el 6 de octubre y ahí se abordará la posición de IU-EB respecto a Batasuna. La minoría representada por Corriente Roja y Espacio Alternativo no criticará previsiblemente a Madrazo, ya que en el debate sobre la ilegalización de Batasuna preferían el rechazo a tal medida frente a la abstención que aprobó la mayoría. Como anticipo a las críticas ayer se manifestaron dirigentes federales andaluces y navarros.

'Ni equilibrada ni lógica'

El portavoz parlamentario, Felipe Alcaraz, señaló que la querella contra Garzón 'no es equilibrada ni lógica'. El coordinador en Navarra, Félix Taberna, no quiso ser demasiado crítico con sus compañeros vascos y comprendió al Gobierno de Vitoria por las 'presiones que recibe, tanto desde el PP como de sectores nacionalistas radicales'. Pero agregó: 'No nos gusta la querella. Nos inclinamos por medidas menos traumáticas'.

La marejada en IU hace ya mucho tiempo que existe por la actuación de Madrazo. La última vez que escuchó la preocupación de sus compañeros fue el pasado día 9, en la reunión de la Presidencia. Dirigentes como la alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, narraron sus dificultades ante la petición de explicaciones por parte de los ciudadanos sobre su posición respecto a Batasuna. Otros reclaman en voz baja la salida de IU del Gobierno vasco, pero Llamazares llama a la calma y considera que las diferencias son enriquecedoras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de septiembre de 2002