Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

150 viajeros se quedan en tierra por problemas en su vuelo a El Cairo

El vuelo Madrid-El Cairo, de la compañía Egypt Air, que tenía prevista su salida ayer desde el aeropuerto de Barajas a las 15.45, no despegó por 'problemas técnicos' en el avión, según explicó la compañía. Alrededor de 150 pasajeros se quedaron en tierra. La aerolínea les ha alojado en hoteles cercanos al aeropuerto y les ha convocado a las 9.00 de hoy en los vestíbulos de Barajas, pero sin asegurarles la hora de partida del avión. Fuentes del aeropuerto indicaron que la manera de actuar de la compañía 'es la lógica'. 'Un avión averiado no puede despegar', añadieron.

María Eugenia Tordesillas, una de las pasajeras de este vuelo, acudió al aeropuerto a las 13.30 para facturar el equipaje. Comió en Barajas con su familia y se acercó a la puerta de embarque con su tarjeta en la mano. Pudo ver el avión en la pista. Todo era normal y se planteaba con ilusión sus vacaciones en Egipto.

Pero unos minutos antes de embarcar retiraron el avión de la pista y les avisaron de que habría un pequeño retraso. Más tarde les dijeron que por una avería el vuelo no saldría ese día. Algunos de los pasajeros tenían que enlazar en El Cairo con otros vuelos y su temor era perder un día de sus vacaciones. 'Es un viaje muy organizado. Tenemos que tomar un crucero en Luxor y puede ser que mañana (por hoy) no podamos llegar hasta allí', señaló otra pasajera.

A lo largo de la tarde, la angustia fue creciendo porque desde la compañía no les decían cómo se iba a resolver la situación. 'Aquí hay personas que no hablan ni español ni inglés, y el único interlocutor que tenemos es el señor del mostrador de facturación de la compañía', explicaba una de las pasajeras a las 19.30.

Hoja de reclamaciones

Los pasajeros comenzaban a desesperarse: 'Estamos pensando en denunciarlo a la policía', se reía Eugenia Tordesillas. 'Esta compañía no tiene hojas de reclamaciones. Cuando le preguntamos al hombre del mostrador qué había pasado con el avión', continuó la pasajera, 'creí entender que no salía porque el motor se calentó cuando volaba hacia Madrid y que el material necesario para su reparación no lo tenían aquí sino en otro sitio. Es lamentable'.

Hacia las 21.00, la compañía reaccionó y comenzó a solucionar la situación. Colocó a los pasajeros que no tenían alojamiento en Madrid, o a los que optaron por esta opción en hoteles próximos al aeropuerto de Barajas.

Fueron poco a poco buscando habitaciones disponibles y convocaron a los pasajeros al día siguiente a las 9.00 de la mañana en el aeropuerto de Barajas. Los viajeros pagarán de su bolsillo los gastos de alojamiento y la compañía les reembolsará posteriormente el dinero. Pero los pasajeros no se fían del todo de la compañía. 'Ni siquiera sabemos a qué hora sale mañana el vuelo', manifestó una pasajera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de agosto de 2002