Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una sexagenaria estuvo tres días caída en el baño de su casa

Tres días tendida e inmóvil en el baño de su casa. María Jesús López Martín, de 65 años, vecina del inmueble ubicado en la calle del Puerto Maspalomas, número 15, fue rescatada de este calvario por efectivos del Samur-Protección Civil y el cuerpo de bomberos el martes a las diez de la noche. Desde entonces permanece en la unidad de cuidados intensivos del hospital La Paz, al que fue trasladada.

Familiares de María Jesús llevaban varios días intentando contactar con ella sin obtener respuesta. El martes, a última hora de la tarde, un sobrino acudió a la casa e intentó acceder a la misma con el juego de llaves que tenía el portero del inmueble. Una cadena de seguridad echada desde el interior de la vivienda les impidió el paso. Avisaron entonces al Samur y al Cuerpo de Bomberos, cuyos agentes cortaron la cadena con una cizalla.

Una vez dentro de la vivienda encontraron a la única habitante de la misma en el cuarto de baño, inmóvil y en un avanzado estado de deshidratación, según fuentes del Samur, pero todavía consciente. María Jesús explicó que llevaba tres días allí caída sin poder moverse. Perdió la consciencia camino del hospital La Paz, donde ayer fue intervenida quirúrgicamente durante más de cuatro horas. Los médicos que la han atendido se reservan el pronóstico.

Mayores solos

Este caso eleva a 285 el número de intervenciones del Samur, durante 2002, relacionadas con personas mayores que viven solas y para cuya atención se ha tenido que forzar la puerta de sus viviendas porque no daban señales de vida. En la mayoría de los casos son los vecinos o familiares quienes alertan al Samur. El 30 de julio la llamada de una vecina del distrito de Tetuán, alertada por los gemidos procedentes de una vivienda contigua a la suya, permitió el rescate de dos ancianos en avanzado estado de desnutrición. Durante el pasado julio fueron un total de ocho las personas mayores que lograron salvar la vida gracias a la intervención del Samur. El número de ancianos que murieron solos en sus casas en la capital asciende a 64.

Cerca de 137.000 personas de más de 65 años viven solas en la ciudad. El servicio de teleasistencia -que facilita la conexión con las unidades de emergencia mediante un medallón que el anciano sólo tiene que presionar- atiende a 9.395 personas mayores, el 1,2% frente al 12% previsto, según el concejal de IU Ángel Lara.

La ayuda a domicilio, que ofrece un par de horas semanales de atención en el hogar, fue solicitada por 15.337 personas el año pasado. Además de estos servicios, el Ayuntamiento ha puesto en marcha una Unidad Móvil de Prevención de Mayores en Situación de Riesgo, programa destinado a detectar casos de ancianos que viven solos y en malas condiciones. Con tal fin, el nuevo servicio cuenta con dos vehículos y dos trabajadores del Servicio de Emergencias Sociales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de agosto de 2002