Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La muestra 'El islam, patrimonio de todos' llega al Museo de la Ciudad

Cuarenta paneles explican con sencillez el universo musulmán

La cultura islámica como forma de organización de la vida cotidiana, comprensión del pasado e indagación del universo cuenta en Madrid, hasta el 25 de agosto, con un grato escaparate: el Museo de la Ciudad, adonde regresa la exposición El islam, patrimonio de todos, tras año y medio de gira por España. La muestra proyecta luz sobre muchas de las sombras que han velado con prejuicios esta rica civilización.

Con un diseño resuelto mediante propuestas gráficas diáfanas, la exposición introduce al visitante en el universo islámico. Fotografías de gran plasticidad y textos sustantivos, sabiamente combinados, brindan el confort de los nuevos conocimientos a quienes los anhelan.

La muestra se despliega, además, a través de un reclamo sensorial: todo un repertorio de aromas contenidos en cofres transparentes, donde no falta la mirra, ni el jazmín, ni la alheña. Hay, además, una plétora de símbolos islámicos, caligrafías, astrolabios y alicatados, cuyas geometrías parecen dar cuenta de la urdimbre racional de esta cultura. Cuarenta paneles esmaltan la exposición, repletos de datos concisos que ahuyentan la incertidumbre sobre esta forma de vida de 1.200 millones de seres humanos de cinco continentes. A ello contribuyen los fotógrafos Inés Eléxpuru, Navia, Isidoro Merino, Oronoz y Sergi Ramis, así como Alianza Editorial, Estudio Mariscal, Solidarios y otras entidades. La iniciativa de la muestra corresponde a la Fundación de Cultura Islámica, creada en 1982 por profesionales liberales e intelectuales -Julio Caro Baroja fue su presidente honorario - deseosos de estimular el diálogo entre civilizaciones.

El islam, patrimonio de todos. Museo de la Ciudad. Príncipe de Vergara, 140. De martes a viernes, de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.00; sábados y domingos, horario matinal. Lunes, cerrado. Gratis.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de agosto de 2002