Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ANTOLOGÍA DE BABEL | POESÍA

La física del alma

Esas aves de presa son ángeles caídos.

Beben las dulces aguas robadas,

comen las migas de la última cena.

Acechando en el aire

dibujan la física del alma.

El aviador sólo ve oscuridad.

Y el tiempo,

que no existe por sí mismo,

es un rumor de culebras venenosas

enroscadas en las hélices partidas.

Esas aves de presa son ángeles caídos.

Vuelan libres entre la codicia,

no tienen ataduras con el odio.

La red de la ilusión no las atrapa,

ni el río del deseo las arrastra.

Y sin deseo

¿De dónde llega el temor?

¡La única verdad no se ocupa de los fines!

Esas aves de presa son ángeles caídos.

Aquí están,

aquí no venían.

En algún lugar de lo inacabado

el viento no deja cicatrices en sus alas.

César Antonio Molina (A Coruña, 1952) es autor de los libros de poemas Para no ir a parte alguna y Olas en la noche (ambos en Pre-Textos). El resto de su obra poética está reunida en Las ruinas del mundo (Anthropos).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de julio de 2002