Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca hace examen de 'buen gobierno'

Los últimos escándalos empresariales en Estados Unidos, que empezaron apuntando a las auditoras, han acabado por cuestionar la forma en la que se gobiernan las compañías cotizadas. Y la polémica ha llegado a España.

El Gobierno prepara un comité de sabios para mejorar la legislación que hoy protege al pequeño accionista y elaborar nuevas normas de conducta en las empresas, en coordinación con las que estudia la Unión Europea. Mientras, los bancos BBVA y SCH, ambos con temas judiciales pendientes, intentan transmitir al mercado la idea de 'buen gobierno'. Han enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sus nuevas normas sobre composición, funciones y control de sus consejos de administración.

Ambos publicarán las retribuciones individualizadas del consejo, acabarán con los blindajes que impedían compras hostiles y, por tanto, perjudicaban a los pequeños accionistas, y reforzarán la presencia de consejeros independientes. Sin embargo, el hecho de que los presidentes de ambas instituciones hayan nombrado recientemente de forma directa a varios consejeros independientes indica que el criterio de independencia no está bien definido.

Formalmente, el número de este tipo de consejeros va en aumento desde hace años y ya supone el 37% del total de los consejeros españoles. Pero han recibido esta denominación todos aquellos consejeros que, o no eran ejecutivos de la compañía o no representaban a los accionistas de referencia. Su papel está en cuestión, hasta el punto de que la CNMV ha dado un toque de atención a los independientes de 72 compañías.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de julio de 2002

Más información

  • BANCA