Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRÓNICA

...Y 'Milu' se va de vacaciones

China dejó el torneo con uno de los peores registros tras ser goleada por Turquía

El quinto milagro le resultó imposible incluso a Bora Milutinovic, Milu para los chinos. El técnico trotamundos y mercenario, nacido yugoslavo hace 57 años y nacionalizado mexicano hace 20, que había alcanzado la hazaña única de clasificar para los octavos de final de un Mundial a cuatro selecciones diferentes -México en 1986, Costa Rica en 1990, Estados Unidos en 1994 y Nigeria en 1998-, fracasó en su empeño, y claramente, con la quinta, China, que abandona la Copa con los penúltimos registros -cero victorias, cero goles a favor, nueve en contra- tras ser goleada por Turquía.

La depresión del fracaso no acompaña en esta ocasión, sin embargo, al optimista Milutinovic, quien ya fue considerado como un héroe en China por el simple hecho de clasificarla para la fase final -gesta favorecida por la exención de Japón y Corea del Sur de la fase clasificatoria-. 'Estoy muy contento de haber trabajado con China, pero he acabado mi contrato. Ahora me voy de vacaciones', dijo Milu tras la derrota; 'me vuelvo a México, que es mi casa'.

Tan encantada ha estado la prensa china con Milu que ninguna crítica ha recaído sobre el técnico por la campaña mundialista, antes al contrario. Mientras Milu, que se embolsó en la aventura china más de tres millones de euros gracias a los 42 contratos publicitarios que firmó, justificó el fracaso en la juventud e inexperiencia de sus jugadores, la prensa, que entabló una tensa batalla de pequeños sobornos para obtener exclusivas informativas con él, ha achacado a los futbolistas falta de actitud y pereza.

Y, además, todos recuerdan que gracias a Milu el fútbol es un deporte popular en China. Y añaden una cifra: hasta ahora han contemplado los partidos unos 8.000 millones de telespectadores chinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de junio de 2002