Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:POESÍA

El retorno de Ulises

Como si se tratara de una novela, Paseo marítimo es un conjunto de poemas con argumento común. En su séptimo libro, Juvenal Soto (Málaga, 1954) propone un paseo a través del mar, y para plantear distintas situaciones de la vida, se sirve de personajes o lugares de la Odisea, que considera el único libro que ha escrito el hombre: la Ilíada sólo sería para él un texto preparatorio. 'Todos los libros son el retorno de algo o de alguien a algún sitio, el propio Ulises de Joyce, la gran novela del siglo XX, es eso también', dice el autor de Paseo marítimo, IX premio de poesía Ciudad de Córdoba Ricardo Molina, en 2001.

Esta obra es el particular Ulises de Soto, una novela corta en verso, como la Ilíada y la Odisea son historias en verso. El autor se adentra en el mundo homérico, en el que todo se explica con la mitología y juega con la atemporalidad de los hechos para hablar de la muerte, el amor, la venganza, la aventura, la vejez y el conocimiento como si Aristóteles, Platón, Aquiles, Telémaco, Poseidón o Apolo fueran personajes reales contemporáneos, y Ormuz, Tiro, Delfos, Atenas, Sidón y Tebas, paisajes cotidianos.

PASEO MARÍTIMO

Juvenal Soto Ediciones Hiperión, Madrid, 2002 62 páginas. 7 euros

Aparentemente escrito por un hombre que vivió en la Grecia posterior a Alejandro de Macedonia, estos versos quieren constatar que nada ha ocurrido, ni siquiera este libro, porque todo está ocurriendo ahora mismo. El tiempo es una dimensión plana, en la que todos los acontecimientos suceden a la vez. El poeta pretende que Homero es el único escritor y el lector único, que escribe el único libro una y otra vez.

De verso libre, los 25 poemas de Paseo marítimo, fueron escritos entre el 1 de mayo y el 18 de julio del año pasado. 'Es un libro muy pensado, que escribí casi a ritmo de un poema por día', cuenta el autor. Una obra muy poco corregida, que contrasta con los dos años que tardó en escribir la anterior, Fama de las cenizas (1997). La próxima no se hará esperar: Las horas perdidas ya está terminada. /

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de junio de 2002