EL ENREDOColumna
i

Votos a la porra

1. Si el plan de José Luis Rodríguez Zapatero

Felipe González: 'Oye, José Luis, aquí no hay proyecto; pero, por lo que más quieras, que la del 20-J sea más gorda que la mía'

para el 20-J era estar de acuerdo sin que se notara, debe saber que disimular no es lo suyo: se le nota. Incluso con su peinado de Primera Comunión se le nota. Ahora debería movilizar a sus hombres de Harrelson: 'Manolo Chaves, en Sevilla todo parado; de ministro de Trabajo paraste toda España, no vas a poder ahora con Sevilla.' Si Zapatero quiere una huelga buena, que movilice al equipo socialista del 88, en plan exhibición de veteranos. A Felipe González que lo destine a UGT, para saber si ahí hay proyecto o no. Telefonearía González: 'Oye, José Luis, aquí no hay proyecto, ¡pero por lo que más quieras, que la del 20-J sea más gorda que la mía!' Les llaman irresponsables. Pero ¿y lo que están disfrutando? Hay que ser humanos, también.

2. En cambio José María Aznar

no ve motivos para la huelga. Pues que no la haga, pero que tampoco se ponga furioso. Aznar piensa que es don Pantuflo Zapatilla y que todos los españoles somos Zipi y Zape. 'El 20 de junio van a venir a verme unos señores muy importantes, así que portaros bien'. En serio: el Gobierno debería investigar qué hicieron Méndez y Fidalgo el sábado pasado, a ver si, en su afán de destruir la imagen de España, estuvieron enredando con el móvil, votando a Malta y a Letonia en eurovisión.

3. Lo que pasa

es que Aznar cree que en las elecciones tuvo diez millones de votos, y eso es falso. Tuvo más. Los diez millones que votaron al PP, los dos millones que se abstuvieron sabiendo que iba a ganar el PP, y una cantidad indefinible que votó la alianza Almunia-Frutos sólo porque sabían que iban a perder. O sea, muchísimos votos. Es verdad que, si nos ponemos finos, esos votos no fueron para este Aznar, sino para el de la legislatura pasada, el del gobierno tripartito con Pujol y Arzalluz, y el del diálogo. Hoy, la lista de gente que Aznar no recibe no cabe en la guía telefónica. Y todo este punto analítico me viene por una reforma de la ley electoral que quiero proponer, y es que en lugar de partidos se voten porras. Un voto sería: PP 156; PSOE 148; CiU 15; PNV 4. Otro votaría: PP 140; PSOE 152; IU 57 (éste sería Gaspar Llamazares). Sólo los muy fanáticos votarían PP 350 o PSOE 350, y saldrían gobiernos sensatos.

4. Leí que Esquerra Republicana proponía

expulsar de Catalunya a un tipo por intolerante, machista y anticatalán. Pensé: 'Mi padre'. Pero no. Se referían a un señor que lleva un año viviendo en Holanda, ex-imán de Premià de Mar. Yo me enteré en Radio Nacional. El director general de Asuntos Religiosos explicaba: '¡Que no, que ese señor no existe!'. (En su afán por ser tajante lo mató, pero se refería a que se había ido) El jefe del Gobierno catalán, Artur Mas, también quería expulsar al señor que no existía. Menos mal que no firmó el decreto, porque el ex imán hubiera tenido que venir de Holanda expresamente para ser expulsado. Dirán: pues como Louis van Gaal. Un poco sí, pero que el fútbol se gobierne desde la histeria, vale, pero con las cosas de ultraderechizar no se juega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 01 de junio de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50