Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duran defiende ante las bases de Unió las bondades del pacto CiU-PP y carga contra ERC

El congreso de UDC aprueba el informe de la ejecutiva con el 95,8% de los votos

Defensa y justificación del pacto con el PP y críticas a Esquerra Republicana -su competidor en el terreno nacionalista- y al Partit dels Socialistes, el contrincante en la carrera hacia la Generalitat. Así repartió el líder de Unió Democràtica, Josep Antoni Duran Lleida, sus filias y fobias en la memoria de gestión de la ejecutiva del partido democristiano, que celebra este fin de semana su 22º congreso en Sitges (Garraf). El 95,8% respaldó el informe de la dirección. Duran pasó de puntillas sobre el caso Pallerols, de presunta financiación irregular de Unió.

El congreso comenzó tan soleado y apacible como el día de ayer en la costa catalana. Una primera prueba: el informe de Duran debió de gustar a los compromisarios, pues el 95,86% votó a favor, el 2,07% lo hizo en contra, mientras que otro 2,07% se abstuvo.

Los congresos de Unió han cambiado de chivo expiatorio. Convergència -el socio que aunaba hace unos años eros y tanatos democristianos- ha dejado de ser objetivo de las pullas de UDC. Josep Antoni Duran Lleida actuó ayer de acuerdo con su nueva papel de pareja electoral con Artur Mas. Incluso confesó sus ya viejas ambiciones de suceder al presidente de la Generalitat, Jordi Pujol. Pero ahora apremia la empresa común de derrotar a los socialistas de Pasqual Maragall y a sus supuestos aliados. Por tanto, no faltaron críticas y descalificaciones al PSC y, de propina, -una buena propina- a ERC.

Duran fue implacable con los republicanos de Josep Lluís Carod Rovira. He ahí varios ejemplos: 'ERC puede llegar a engordar a costa de nuestros complejos'; 'no hay plataforma en el territorio contra CiU que no haya contado con la colaboración activa de Esquerra'; 'con el pacto sobre autogobierno, ERC olvidó su condición nacionalista para primar el factor izquierda'; 'hemos mimado a ERC y a sus dirigentes seguramente en exceso. Siempre hemos sentido la necesidad de expresar nuestras preferencias hacia ellos, mientras que ellos nos han fustigado tanto como han sido capaces'.

El PSC, de acuerdo con el informe de Duran, se ha dedicado 'a la agitación'. 'Sin dejar el hilo rojo de la campaña electoral permanente, los socialistas se han visto obligados a variar sus estrategias; primero dieron prioridad a la presencia parlamentaria de su líder y fracasaron; luego la moción de censura fue el punto de inflexión más notorio de su fracaso', agregó Duran.

Y a todo esto, ¿dónde queda el PP? 'Lo cierto es que el PP nos ha ayudado cada año con los presupuestos y nos ha ayudado a defendernos de la acción de erosión del Gobierno; nadie más ha querido hacerlo', dijo el líder de Unió para explicar el apoyo que el Gobierno de CiU recibe de los populares.

Con el PP casi todo ha ido bien: se ha realizado un buen pacto de financiación autonómica y lo que el Ejecutivo de Aznar ha hecho mal, vino a decir en síntesis Duran, CiU lo ha corregido o lo ha intentado. Como ejemplo subsanable de ello, el líder de Unió se refirió a la Ley de Partidos, y como elementos sin remedio, citó las leyes de Formación Profesional y la de Estabilidad Presupuestaria. Pero la estrategia desarrollada, acertada y única posible, de acuerdo con Duran, no evita que el futuro se contemple con inquietud. Por ello, el líder democristiano pidió al partido que haga de tripas corazón y anteponga los intereses de federación a los de Unió. 'La prueba del nueve de la consolidación de la federación serán las elecciones municipales', auguró un Duran que pasó de puntillas sobre el caso Pallerols, de presunta financiación irregular de UDC con fondos comunitarios para formar parados. 'Este comité de gobierno no puede dejar de lamentar que personas afiliadas a Unió hayan hecho de acusadores particulares mediante falsos testimonios o bien mediáticamente', concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de junio de 2002