Un avión regresa a L'Altet al entrar una gaviota en un motor

Un avión se vio ayer obligado a regresar al aeropuerto alicantino de L'Altet, de donde había despegado minutos antes, al introducirse una gaviota en uno de sus motores. El aparato, modelo A-320 de la compañía Airbus, transportaba 33 pasajeros que fueron más tarde reubicados en otro vuelos.

El avión inició el trayecto a las 7.00 horas. Momentos después del despegue, el comandante de la nave notó vibraciones en uno de los motores. Por seguridad, el piloto solicitó a la torre de control de L'Altet emprender la vuelta. El aterrizaje se llevó a cabo en el aeropuerto alicantino sin necesidad de activar los sistemas de emergencia y sin que se produjeran daños personales o materiales. Una vez en tierra, los técnicos descubrieron que una gaviota se había introducido en un motor, lo que había causado la alarma del comandante.

Las instalaciones de L'Altet se encuentran cercanas a la costa. El parque natural de Las Salinas de Santa Pola y otros conjuntos de humedales, como el Saladar de Aguamarga están situadas en los alrededores, lo que incrementa el riesgo de que se produzcan esta clase de sucesos. Además, una empresa de fumigación realiza cada año servicios de limpieza en un perímetro de seguridad del L'Altet, para mitigar el desarrollo de mosquitos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS