Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guerra de filiales en la fase de ascenso a Segunda

La fase de ascenso a Segunda División A va a convertirse a partir del próximo domingo en una batalla de equipos filiales. El Real Madrid y el Espanyol comparten grupo, el D, con el Pontevedra y el Almería. Y en el Grupo B, el Barcelona y el Valencia deberán disputar el ascenso al Compostela y al Mérida Promesas.

En ambos casos, los filiales parten como favoritos al ascenso, avalados por el potencial económico y social de sus respectivos clubes de Primera División. Otros dos filiales que también deberían estar en la lucha por el ascenso no podrán defender las opciones que se ganaron a lo largo de la Liga regular. Son los segundos equipos del Zaragoza y del Las Palmas, que han sido apartados de la fase de ascenso, como consecuencia del descenso a Segunda A sufrido por los primeros equipos de sus clubes.

Esta circunstancia supuso la apertura de un nuevo episodio para el Terrassa y el Getafe. Ambos clubes ocuparon la quinta plaza en sus grupos de la Liga regular de Segunda B. Pero ahora afrontan la posibilidad de un ascenso que, en cualquier caso, se les presenta sumamente complicado. Los vallesanos tendrán a tres rivales de peso: el Barakaldo, que ganó en su grupo, el histórico Hércules y el Ceuta. Y el Getafe, al Motril, campeón de su grupo, la Cultural Leonesa y al Hospitalet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de mayo de 2002