Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Burning repasa la vida del rock en 'Alerta', su disco número 13

El grupo cumple 28 años en la carretera

Algunos de su entorno prefieren hablar del disco "doce más uno", pero Johnny Cifuentes, cabecilla de Burning, proclama orgullosamente que "Alerta hace el número 13 y ha salido un niño bien guapo". No hay margen para supersticiones en un grupo suficientemente castigado por la vida peligrosa, que ha sufrido las desapariciones de sus dos vocalistas principales en circunstancias trágicas y que lucha por mantener su presencia en el raquítico rock español.

Johnny, teclista y actual cantante, ve buenos presagios: "La salida de Alerta ha coincidido con la noticia de que los Rolling Stones anuncian nueva gira. Son nuestros padres musicales y un ejemplo para los rockeros". Los británicos han cumplido sus 40 años de existencia y Burning va por los 28, una enormidad dentro de nuestros parámetros: "Por las muertes y por nuestra mala fortuna. ¡La famosa mano negra de Burning! Cuando alcanzábamos nuestro punto álgido, en los ochenta, salió la nueva ola y quedamos fuera. En discográficas, mejor no contar los desastres que nos han ocurrido".

Burning es reconocido extraoficialmente como el grupo que insertó la épica urbana en una música que hasta había perdido el hábito de usar el castellano: "Sí, nosotros empezamos con un inglés de barrio que ahora da risa. Pasamos al español cuando por Madrid aparecieron Moris, Tequila y los argentinos que tenían una enorme tradición de rock en nuestro idioma".

Curiosamente, Alerta también llega al mismo tiempo que los nuevos discos de Porretas y Caskärrabias, grupos madrileños que incluyen sendas canciones en recuerdo de Pepe Risi, el que fuera la famélica encarnación del espíritu de Burning. Johnny lo agradece y aclara que Risi está constantemente en sus pensamientos: "Supongo que es una relación similar a la de Mick Jagger y Keith Richards, hermanos que se pueden decir las verdades más crueles sin que sufra la amistad, una conexión aún más profunda que la relación con tu mujer. Al mismo tiempo, creo que Burning es más grande que cualquiera de nosotros; tampoco puedo estar llorando por Risi cada vez que hago entrevistas o conciertos. Aunque, claro, me contradigo: en el nuevo disco hay un retrato suyo en la canción Es una roca. Debe escucharse pensando en él, en su fragilidad y en su fuerza".

Programación digital

Alerta se grabó en el estudio de Jaime Asúa, que también ejerce de productor: "Hace dos años, cuando ya había cicatrizado lo de Risi, comenzamos con el disco, con una criba muy seria de repertorio fresco. Hemos trabajado con bastante libertad: por ejemplo, hay programaciones digitales que no rompen nuestro sonido. Con 180 canciones, nadie debería rasgarse los tejanos porque usemos máquinas en un par de temas."

Permanece inalterable la temática: crónicas de la marginalidad, encuentros con mujeres aceradas, la vida del rock, la simpatía por los perdedores y los desfavorecidos. "Todo lo que cuento en Alerta me ha ocurrido y lo he transcrito con bastante fidelidad. Y se ha grabado a altas horas de la noche, con la ayuda de Jack Daniels. De todos modos, también hay una canción de reacción ante las miserias del Tercer Mundo, Ojos grandes; hemos cedido sus derechos a Unicef".

La actual formación de Burning se completa con el guitarrista Edu Pinilla, el baterista Kacho Casal y el bajista Carlos Guardado. "Para estar en Burning hay que tener un corazón que no te cabe en el pecho. Mis compañeros tienen pasión, están enamorados de la banda. Intuyen que nunca vamos a tener premios de esos que concede la industria; sin embargo, saben que Burning debe seguir manteniendo su cancionero a la vez que crea temas nuevos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de mayo de 2002