Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TEATRO

Una mujer madura se aferra a los recuerdos en Triángulo

La incertidumbre no es un estado exclusivo de la adolescencia y la juventud. Gracia Helena, la protagonista de Maduras tinieblas, ha descubierto que el paso de los años no genera demasiadas certezas y que no son precisamente esperanzadoras.

El montaje teatral invita a los espectadores a entrar en ese territorio crepuscular donde ya casi todo es pasado, donde la gente no hace planes, sino que sólo recuerda. El Teatro Popular de Medellín y la compañía Balagán han hecho de Maduras tinieblas un monólogo existencial que retrata 'ese momento ineludible de la vida humana en el que el camino recorrido, la incertidumbre de lo que está por venir y la pregunta sobre el lugar que una ocupa en el mundo le ponen a reír, a respirar, a asfixiarse y a llorar', explican.

El Teatro Popular de Medellín quiere que el paso de esta obra por la sala Triángulo de Madrid sea 'un reconocimiento al autor del texto, Henry Díaz Vargas, uno de los más valiosos y prolíficos dramaturgos colombianos'.

Maduras tinieblas. En la sala Triángulo (Zurita, 20), los días 8, 15 y 22 de mayo, a las 21.00.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de mayo de 2002