Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONFERENCIA POLÍTICA DEL PSOE

Bustinduy no usará el apoyo de la ejecutiva para ir a las primarias

La secretaria general del PSOE de Málaga, Marisa Bustinduy, no hará uso del apoyo de la ejecutiva que dirige para concurrir al proceso de elecciones primarias que seleccionará al candidato a la alcaldía y recabará, al igual que el portavoz municipal, Francisco Oliva, la firma de al menos el 20% de los afiliados. Las dos vías son válidas, pero se entiende que la segunda respeta más fielmente las reglas de neutralidad e igualdad de oportunidades.

La conferencia política sobre la segunda modernización sirvió ayer para que los dirigentes provinciales abordasen el panorama que se les presenta con vistas a designar a sus candidatos y para que algunos de éstos intentaran entrevistarse con Manuel Chaves, quien días atrás recibió una carta personal de Oliva en la que éste le da su visión de lo que está ocurriendo en Málaga.

Los socialistas creen que habrá primarias en menos lugares de los previstos, pero es seguro que se celebrarán en Málaga y en Motril, donde la dirección provincial de Granada no ha podido poner paz entre el actual alcalde, Francisco Rutilase, y el presidente de la agrupación, Manuel García Albañal, quien tendrá que recabar las firmas del 40% de los militantes. Es probable que el presidente de la Diputación, Rafael Román, comuniqué hoy a Chaves su disposición a encabezar la lista del PSOE a la alcaldía de Cádiz, aunque no la anunciará hasta la próxima semana.

En Jaén, donde se apuntaban hasta cuatro pretendientes en liza, parece cerrado un acuerdo entre todas las partes en favor del presidente del Consejo Económico y Social, Marcos Gutiérrez, mientras que en Córdoba no hay un nombre decidido. El secretario general de esta agrupación, José Antonio Ruiz Almenara, ha encargado una encuesta para saber qué opinan los cordobeses sobre un cambio en la cabecera de la lista, cuyos resultados se conocerán en 10 días.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de mayo de 2002