Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

'Paquillo', el de la marcha

El atleta de Guadix pulveriza un récord mundial y apenas 20 personas acuden a recibirlo

La estación de trenes de Guadix no estaba ayer como se esperaba. Es decir: para recibir a un héroe. Nada tenía que ver con la plaza del Ayuntamiento de Granada, hace unos días, cuando la presencia de la cantante Rosa López Cortés descuajaringó las calles, provocó tumultos y desordenó a las masas. Pero a Francisco Fernández Peláez, Paquillo, récord del mundo en los 20 kilómetros marcha, no pareció importarle que en su Guadix natal no acudiera a recibirle más de una treintena de personas para felicitarlo por su triunfo. 'Todavía estoy en las nubes', dijo. Algunos curiosos preguntaban por el muchacho rodeado de periodistas. 'Es Paquillo, el de la marcha', se enorgullecían sus amigos.

MÁS INFORMACIÓN

'Fui a batir mi récord personal, a intentar batir el récord de España y me encuentro con que he batido el récord del mundo'. El tiempo 1.17.22 (Una hora, 17 minutos y 22 segundos) tardará mucho tiempo en borrarse de la memoria de Fernández quien, a sus 25 años, ya ha entrado en los anales del deporte. Fue el domingo, en Turku, Finlandia, en una prueba de 20 kilómetros marcha que parecía pura rutina. Participaba en ella Robert Korzeniowski, el atleta más laureado en esa disciplina. Fernández, conocido en los ámbitos deportivos como Paquillo, se puso en la delantera desde el inicio de la carrera. En el kilómetro 15 ya sabía que batiría un récord. Escuchaba los murmullos del público. En la meta pulverizaba el anterior registro, establecido en mayo de 1999 (1.17.46) y le sacaba más de dos minutos a Korzeniowski. Una proeza.

A la estación de trenes de Guadix, sin embargo, sólo acudieron los padres y amigos del atleta, el alcalde del pueblo, Antonio Avilés, y los compañeros de su club deportivo local. Por no aparecer, no apareció ni el propio Paquillo, que debía llegar en Talgo y no lo hizo, con el desconcierto general. Unos minutos más tarde apareció en coche, acompañado de su entrenador, Manuel Alcalde. 'No había billetes para el tren', se excusó.

Los amigos del atleta lo auparon en hombros, desplegaron pancartas, vitorearon su nombre y le pidieron autógrafos. El alcalde prometió que en breve unas pistas en un complejo deportivo de Guadix llevarán su nombre y que habrá un gran acto oficial el próximo día 14. Será entonces cuando probablemente toque la banda de música.

De cualquier modo, el gran recibimiento de Francisco Fernández ya se ha producido en los medios deportivos españoles, que han descubierto a un nuevo fenómeno. No ha dejado de conceder entrevistas. 'No sé si mi récord estará vigente un mes, un año o quince años, pero yo estoy en una nube', decía. 'Ahora debo prepararme para los Campeonatos de Europa'. A partir de mañana volverá a entrenar seis horas diarias. Se preparará para ser héroe otra vez. Aunque no lo reciban como a Rosa, la eurovisiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de mayo de 2002