Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una gaditana en la NBA

La baloncestista Begoña García viaja a EE UU para jugar en la mejor liga del mundo

Begoña García Piñero (Cádiz, 26 años) se batirá en apenas un mes con las mejores jugadoras del mundo en la WNBA, la versión femenina de la mejor liga de baloncesto profesional del mundo. Será la tercera española en inscribir su nombre como integrante en esta competición estadounidense reservada sólo para unas privilegiadas capaces de aguantar el ritmo elevado de partidos, la calidad y el poderío físico de las baloncestistas de esta liga. Marina Ferragut, en Nueva York, y Amaya Valdemoro, en Houston, ya cruzaron el Atlántico y vivieron esta inolvidable experiencia en la NBA femenina.

La nueva singladura que emprende ahora Begoña García es el premio a una trayectoria intachable con reconocimientos constantes. Aún así, pocos ojeadores, entrenadores o compañeras podían aventurar el salto de calidad que afronta ahora. A Begoña siempre le apasionó el deporte de la canasta. 'Es mi gran locura', dice. De niña y adolescente intentaba emular a sus ídolos Antonio Martín, Solozabal o Epi. Pronto su afición le permitió debutar en el Efrisal, un equipo provincial de Cádiz. Sus habilidades no pasaron inadvertidas y enseguida le llegó la oportunidad soñada: jugar en la primera división española, en el Encina de Lugo. 'Recuerdo que fue tras jugar una fase de ascenso en Lleida. Me salieron bien las cosas y se fijaron en mí. Era todo un sueño dar ese salto. No lo pensé', relata Begoña, quien lleva seis años jugando en esta misma entidad, que cambió de patrocinador y ahora se llama Breogán de Lugo, al igual que el equipo masculino.

Esta jugadora, de 1,74 metros de altura, está considerada una de las mejores bases del baloncesto nacional, lo que le ha permitido enfundarse la elástica del equipo nacional español en 54 ocasiones desde que debutó como internacional absoluta en 1998. 'Jugar con España es fantástico. Es una experiencia maravillosa que espero que continúe porque tengo una enorme ilusión en participar en los Juegos Olímpicos dentro de dos años. Me gustaría llegar en plenas facultades a esta cita gracias a la experiencia americana', afirma esta deportista, que ya ha saboreado las mieles del triunfo. Logró una medalla de bronce en el Campeonato de Europa y la de oro en la Universiada al derrotar en la final a la selección de Estados Unidos. Posee además dos subcampeonatos en la Copa de la Reina en España.

Su viaje inminente a EE UU., con todo, no le quita de la cabeza sus principales preocupaciones: terminar sus estudios universitarios de Empresariales e Informática de Gestión; la relación con su novio, también gaditano y también jugador de baloncesto, y mantener el contacto con Cádiz y con su familia y amigos. 'No me olvido ni de Cádiz ni de Andalucía. Aquí en Galicia hay gente maravillosa, con la que me siento muy identificada, pero ninguna con el salero y la gracia de los gaditanos. Siempre recordaré con cariño a mis amigas de Cádiz, sus carnavales o la Semana Santa', resalta.

El espejo de Pau Gasol

Begoña sabe que tendrá que apoyarse ahora más que nunca en la modestia y el trabajo, los asideros a los que se ha agarrado -según explica- para triunfar en España, donde ha promediado una media de 14 puntos, ocho rebotes, cuatro balones recuperados y tres asistencias por partido. Tendrá que defender estas sobresalientes estadísticas en el equipo que la elija. De momento, Detroit, Cleveland y Miami se han interesado. Begoña afronta esta nueva etapa como un reto del que le preocupa sobremanera la adaptación. 'En la WNBA todo será diferente. Aquel baloncesto guarda poca similitud con el de España. Será durísimo, porque corren y saltan como nadie. Las americanas parecen tíos en la cancha y yo precisamente no me caracterizo por mi fortaleza física. Allá es difícil hacerse un hueco, pero buscaré como sea ganarme el puesto explotando al máximo mi técnica, y aprovechando la táctica que se trabaja en España como en ningún otro lugar', detalla esta gaditana, quien tiene además un referente donde mirarse: Pau Gasol, mejor novato del año en la NBA -el primero no estadounidense en la historia de esta liga-. 'Cuando me comunicaron que marcharía a la WNBA pensé rápidamente en Pau Gasol. Lo suyo es impresionante. Le he oído decir muchas veces que jamás pensó llegar tan lejos, pero es fuerte como un roble y está muy centrado. Gasol es un ídolo para mí, como también lo es Jonson, una americana que milita en el Godella valenciano'. Como base se posiciona ante los dos prototipos de directores de juego en una cancha de baloncesto. Prefiere al espectacular Magic Johnson antes que al eficiente John Stockton. 'Magic es capaz de dar mucho juego a sus compañeros y con él está asegurado el espectáculo. Con Stockton no ocurre lo mismo porque es más frío, pese a que sea muy efectivo en el tiro. Me quedo con Magic', afirma Begoña, quien asegura que su experiencia americana no la cambiará. 'Soy una deportista a la que sonríe la suerte a base de sacrificio, por lo que no voy a cambiar en nada. Mis padres son humildes y crecí rodeada de gente sencilla. Nada ni nadie me hará cambiar', afirma. Su cuenta bancaria sí que cambiará: 'Ganaré en sólo tres meses más dinero que lo que gano en un año en España'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de abril de 2002

Más información