Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:La jornada de Liga | FÚTBOL

El Betis supera su vértigo

El cuadro andaluz golea a la Real y refuerza sus posibilidades europeas

Superado. El Betis sanó ayer, tras cinco jornadas de malestar generalizado, del vértigo que le entró al verse donde jamás imaginó que iba a llegar esta temporada. Codearse con lo más granado de la Liga le llevó a creerse que ya todo lo tenía hecho, pero el traspié de la pasada en Tenerife sirvió para que el equipo de Juande Ramos reaccionase ayer ante la Real, equipo al que le endosó tres goles que bien pudieron ser más.

Eso sí, desde que Joao Tomás, que suplió en la titularidad al lesionado Dani, anotó con un fortísimo derechazo cruzado el primer tanto (m. 43), porque antes, el Betis simplemente no estaba para nadie. Hasta ese momento fue la Real la que, empujada por el brioso López Rekarte y los peleones De Pedro y Kovacevic, se hizo dueña del partido. Tanto que se adelantó en el marcador en el minuto 21, cuando Kovacevic aprovechó un mal despeje de Prats para batirlo. Pero el colegiado invalidó el gol al señalar que el jugador realista estaba en fuera de juego.

BETIS 3| REAL SOCIEDAD 0

Betis: Prats, Tais, Rivas, Juanito, Luis Fernández; Ito (Cañas, m. 61), Benjamín (Varela, m. 75); Joaquín, Capi (Calado, m. 72), Denilson; Joao Tomas. Real Sociedad: Westerveld; Rekarte (De Paula, m. 49), Jáuregui, Luiz Alberto, Aranzabal; Tayfun, Alonso (Kvarme, m. 61), Aranburu (Nihat, m. 61), De Pedro; Kholklov y Kovacevic. Goles: 1-0. M. 43. Capi deja pasar un balón y Joao Tomás bate al portero con un potente derechazo. 2-0. M. 46. Joao Tomás, de cabeza. 3-0. M. 60. Benjamin, de penalti. Árbitro: Daudén Ibañez. Amonestó a Juanito, Xabi Alonso, Aramburu y Capi. 30.000 espectadores en el Ruiz de Lopera.

MÁS INFORMACIÓN

El gol de Joao Tomás hizo que el Betis mostrase otra cara tras el descanso. Las galopadas de Denilson y Joaquín cobraron sentido; los generosos pases de gol de Capi encontraron destinatario y hasta Benjamín pudo sumarse al ataque bético dado que su presencia en labores de contención dejó de ser precisa. Así, al aviso de Joaquín nada más reanudarse el encuentro le siguió el segundo tanto del portugués Joao Tomás, que picó de cabeza un balón imposible para Westerveld.

Con el 2-0 la Real simplemente se diluyó. Tanto, que tuvo que esperar hasta los minutos finales, cuando ya el Betis ganaba por tres goles gracias al penalti transformado por Benjamín, para dar signos de que seguía sobre el césped mediante tímidas incursiones que de poco sirvieron para remediar sus males. Mientras, los jugadores del Betis se dieron al disfrute, tratando de bordar la tarde poniendo cada uno su sello personal. Pero ninguno lo logró.

El Betis, eso sí, volvió a disfrutar de una victoria cómoda que le asienta en las plazas que conducen a la Copa de la UEFA y que devuelve la ilusión de que se pueda alcanzar la Liga de Campeones. Un único punto le separa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de abril de 2002