Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las estaciones náuticas ofrecerán la 'semana azul' a los colegios para competir con las 'vacaciones blancas'

Las tres estaciones náuticas de la provincia de Alicante, que engloban a una decena de poblaciones y a 200 empresas, quieren ofertar a los colegios la semana azul de vacaciones para que los escolares puedan optar entre ir a la nieve o practicar actividades vinculadas al mar en los días libres de febrero. Bahía de Altea, Marina Alta y Alicante son las tres firmas náuticas que han presentado por primera vez fuera de España una oferta conjunta de actividades para que los turistas disfruten de su asueto alternando la práctica de deportes náuticos con cualquier otra actividad.

Representantes de agencias de viajes y mayoristas de turismo de Bélgica y Luxemburgo han mantenido contactos con la delegación sectorial de Alicante que se ha desplazado a los Países Bajos para actualizar la oferta de la provincia y aumentar en lo posible la afluencia de viajeros que llegan a la Costa Blanca.

En torno a 1,6 millones de turistas de Bélgica pasan sus vacaciones en España, a los que se suman los del pequeño país luxemburgués, que cuenta con 350.000 habitantes. El primer destino turístico de los belgas es Francia, seguido de España, donde pasan una media de 12 días de descanso. Los jóvenes de entre 18 y 24 años son los más proclives a dejar atrás sus fronteras y encarar su descanso en nuestro país. La Costa Brava es la más solicitada por los visitantes belgas, seguida de Canarias, Costa Dorada y la Costa Blanca.

Una de las novedades de esta muestra turística de Alicante en Luxemburgo y Bruselas la han constituido las estaciones náuticas de la provincia, que ofrecen cursos de vela, piragüismo, buceo, alquiler de veleros o esquí náutico, que se pueden practicar desde Dénia hasta Santa Pola. Estas estaciones náuticas han dado un paso más y aspiran a vender paquetes completos de vacaciones que incluyan alojamiento, bien en camarotes de barco bien en tierra, con la práctica de deportes marinos y otras actividades alternativas, como visitas a museos y excursiones al interior.

Pascal Bosson, presidente de la estación náutica Bahía de Altea, destacó que el turista náutico gasta al día una media de 72 euros (12.000 pesetas), cantidad algo superior al viajero tradicional amante de sol y playa. Las estaciones náutica de la provincia miran con envidia a Francia y a los puertos del Norte de Europa donde la práctica de los deportes del mar está más extendida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de abril de 2002