Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La obra de los jóvenes artistas de 'Generación 2002' llega a Barcelona

El Espai Miserachs, la Capella y el Convent dels Àngels acogen la exposición

Tres imágenes que muestran el desolado estado de un viejo estudio fotográfico de Kaliningrado que pronto se convertirá en un fotomatón digital. Una sucesión sincopada de imágenes de vídeo protagonizadas por unos personajes que se mueven en un mundo repleto de tedio existencial. Son El final del siglo XX, de Patric Tato Wittig, y Bipolar disorder, de Joan Morey, dos de las obras premiadas en la tercera edición del proyecto Generaciones de la Obra Social Caja Madrid, que se expone en Barcelona hasta el 21 de abril.

'Mestizaje de medios, atomización y carácter expansivo'. Así presentó ayer la comisaria Oliva María Rubio el contenido y la forma de las obras de Generación 2002, que llega ahora al Espai Xavier Miserachs de la Virreina, la Capella y el Convent dels Àngels.

Generación 2002 consta de 89 obras de jóvenes artistas repartidas en las disciplinas de pintura, escultura, grabado, fotografía y nuevas tendencias. Unas disciplinas cuyos límites son a menudo borrosos debido a la mezcla de medios. A esta convocatoria se presentaron 1.717 obras, de las que se seleccionaron las que ahora se exponen y entre las que se dieron cinco premios. Además, se seleccionaron otras ocho en la modalidad de becas para proyectos, que se exhibirán en Arco 2003.

El Espai Miserachs acoge el apartado de fotografía, con obras, entre otros, de Tato Wittig; Juan González, que presenta Salones 14 -una imagen de un inquietante restaurante poblado de personas cuyos rostros han sido velados-, y Sergio Belinchón, con tres fotografías de una serie titulada Ciudades efímeras. En La Capella se exhiben las obras de escultura -cuyo primer premio ha sido otorgado a José Luis Vicario por Vapor de amor (bodega)- y nuevas tendencias. En este apartado se incluyen obras realizadas en vídeo, como las de Morey, Marta de Gonzalo y Publio Pérez; realizaciones en soporte informático e instalaciones, como la Casa-insecto de Santiago Cirugeda. El recorrido culmina en el Convent dels Àngels con la exposición de pintura y grabado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de marzo de 2002