Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Copa de la UEFA | FÚTBOL

La superstición del vestuario

Para los más supersticiosos del Valencia, la cita empezó muy bien en el estadio de San Siro: el equipo de Rafa Benítez se vistió en el vestuario del Milan, es decir, en el camerino donde el Bayern de Múnich festejó la obtención de la pasada Copa de Europa, el 23 de mayo, tras vencer a los valencianistas. 'Menos mal que no nos ha tocado el otro', dijo un portavoz del club. La herida está demasiado reciente en el Valencia. Y ese vestuario del Inter fue en el que Cúper y sus chicos lloraron tras haber perdido en los penaltis su segunda final consecutiva de la Liga de Campeones. Precisamente el mismo recinto en el que Cúper, ahora en el Inter, impartió ayer las instrucciones a sus hombres.

Un Cúper convertido en ídolo de los tifosi interistas, que lo recibieron ayer con el apelativo de Cuperman en una pancarta de uno de los fondos. Este protagonismo del técnico argentino entre la hinchada contrasta con el desencanto que existe con la estrella brasileña Ronaldo, inactivo por las lesiones en las dos últimas temporadas y que, a pesar de eso, no se perdió los pasados carnavales de Río de Janeiro, donde ha estado recuperándose de su última lesión muscular. A la ausencia de Ronaldo, Cúper añadió ayer la del goleador Vieri, al que quiere reservar para el gran objetivo interista de este curso: el scudetto, anhelado desde hace 13 años. También el portero Toldo se perdió el encunetro por una gripe.

Los dos próximos rivales del Inter en la liga italiana son el Lecce y el principal rival con el Juventus de los interistas, el Roma de Fabio Capello.

El Valencia, en cambio, sí se tomó ayer con seriedad la alineación inicial: repitió el once que se ha consolidado en las últimas jornadas. Benítez sí está interesado en estrenar su palmarés europeo, inédito hasta el momento. El técnico madrileño, por otro lado, recupera a Angulo para el partido del domingo en la Liga ante el Rayo Vallecano en el Teresa Rivero. El Comité de Apelación le retiró ayer a Angulo una de las tarjetas amarillas que recibió el pasado sábado en Mestalla tras haberse abrazado a los aficionados para celebrar un gol. El cuadro de Benítez viaja hoy de Milán a Madrid, donde se quedará concentrado hasta el domingo a fin de eludir la algarabía en Valencia de la fiesta de Fallas.

Por otra parte, el partido de vuelta de cuartos de final, que se disputa el próximo día 21 en Mestalla, se jugará a las 21.45 y será transmitido por Televisión Española.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de marzo de 2002