Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Fundación Alternativas quiere ser el foro para librar la 'batalla de las ideas' con la derecha

Almunia: 'Somos independientes, no neutrales'

'Renovar y reinventar' el pensamiento de la izquierda y, al tiempo, 'dar y ganar la batalla de las ideas y los valores' a la derecha. Éste es el objetivo que persigue la Fundación Alternativas, en voz de su vicepresidente, Nicolás Sartorius, que ayer presentó sus nuevos proyectos, entre los que están un 'Laboratorio de Alternativas', que dirige el diputado socialista Joaquín Almunia. Este foro aspira a formar una cantera de políticos para la izquierda.

La Fundación Alternativas anunció ayer su relanzamiento con nuevos proyectos y objetivos tras cuatro años de vida presididos por los trabajos de investigación política y social, tal y como explicó su presidente, Pere Portabella. El vicepresidente ejecutivo, Nicolás Sartorius; el director del Laboratorio de Perspectivas, el ex secretario general del PSOE y diputado Joaquín Almunia; el diplomático y escritor José María Ridao y la politóloga e investigadora Belén Barreiro protagonizaron el acto celebrado en el Círculo de Bellas Artes para dar a conocer esta puesta de largo.

'Tenemos que dar y ganar a la derecha la batalla de las ideas, de los valores y de las propuestas; porque sin esta victoria en la sociedad será imposible aplicar políticas progresistas aunque la izquierda gane las elecciones', afirmó Sartorius. Le escuchaban en primera fila el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, y los dirigentes de UGT y CC OO, Cándido Méndez y José María Fidalgo. Sartorius remachó su preocupación por la extensión en la sociedad de ideas y valores 'insolidarios, intolerantes y xenófobos'. Y eso es lo que hay que combatir.

Almunia explicó la pretensión de su 'laboratorio' de poner en conexión 'las ideas y los proyectos con la práctica'. Y ésta corresponde a los políticos. Sus trabajos, planificados para cuatro años que abarcan desde la economía, la política laboral, la sanidad, la educación, la inseguridad, etc, estarán a disposición de los partidos, de los sindicatos y de las organizaciones sociales y económicas. Ahora bien, no dejó dudas de que las alternativas de esta fundación están pensadas desde la izquierda y para la izquierda. 'Somos independientes pero no neutrales', precisó Almunia. La independencia la asegura el patrocinio de empresas privadas, a las que agradeció su participación para financiar proyectos concretos 'sin condicionar ni el contenido ni las conclusiones'.

Proyectos innovadores

Independencia, repitieron Almunia y Sartorius, y en su discurso lo hizo evidente la investigadora y politóloga Belén Barreiro, que desplegó una amplia gama de ejemplos que demuestran, a su juicio, 'las patologías' del debate público actual. Barreiro dio por seguro que la fundación ofrecerá ideas y proyectos innovadores. 'Lo que Alternativas ya no puede garantizar es que los políticos lleven a cabo ideas innovadoras'. Pero estarán a su servicio porque, como explicó Sartorius, la evidencia es que sus proyectos progresistas sólo los puede llevar a efecto el PSOE si gana las elecciones. Sartorius declaró a este periódico que de este foro puede formarse una cantera para posibles políticos de la izquierda. En estos momentos 60 'profesores jóvenes' trabajan en diferentes proyectos para la fundación.

Aunque es ahora cuando quiere producirse el relanzamiento, lo cierto es que los objetivos son los mismos que Sartorius, Pere Portabella y Diego López Garrido expusieron a Felipe González inmediatamente después de que ganara las elecciones el PP. Se había producido, a juicio de los tres citados, un agotamiento del proyecto socialdemócrata que había que 'repensar'. González está en el patronato, ahora también Zapatero, junto con médicos (Santiago Dexeus), arquitectos (Carlos Hernández Pez-zi), economistas (Juan Ignacio Crespo), catedráticos (Raúl Villar, Elías Días), abogados (Manuel de la Rocha) y cineastas (Manuel Gutiérrez Aragón).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de marzo de 2002