Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EUGENIA Y FRAN SE SEPARAN

Eugenia Martínez de Irujo, hija de la duquesa de Alba, y el torero Francisco Rivera Ordóñez anunciaron ayer su separación legal después de tres años y medio de matrimonio, "al no haber sido posible salvar nuestras diferencias". En un comunicado leído anoche a la agencia Efe por Eugenia desde Sevilla, en nombre de la pareja, los dos expresan su deseo de "evitar especulaciones" y solicitan a todos los medios informativos "el mayor respeto posible a nuestra privacidad en estos momentos difíciles". Esta petición, añaden, se hace en base a que "nunca hemos comercializado con nuestra vida privada", y por ello expresan "su agradecimiento de antemano". La hija de la duquesa de Alba y Fran Rivera, hijo del fallecido Paquirri y nieto del diestro Antonio Ordóñez, contrajeron matrimonio en Sevilla el 23 de octubre de 1998, ante más de mil invitados, entre ellos la infanta Elena y su esposo, Jaime de Marichalar. Los novios pronunciaron el "sí, quiero", y se intercambiaron los anillos y las arras, después de escuchar la homilía del cura José Carrillo, amigo de Francisco Rivera, que ofició la misa. Miles de sevillanos saludaron a Eugenia Martínez de Irujo, que entonces tenía 29 años, y a Fran, de 24 años, por las calles de la capital hispalense y en la puerta de la catedral, donde también recibieron la felicitación de la Infanta, hija primogénita de losReyes de España, y de su esposo, que se casaron en ese mismo templo en marzo de 1995. Un año después de la boda, el 16 de octubre de 1999, nació en la clínica sevillana de Fátima la única hija de la pareja, a la que pusieron el nombre de Cayetana, como la Duquesa de Alba, su abuela y que pesó al nacer 2,900 kilos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 4 de marzo de 2002