Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expertos reunidos en Estepa debaten qué se entiende por hablar en andaluz

¿Qué es hablar andaluz y qué relación tiene con hablar bien o mal español? A estas preguntas se buscará respuesta en las II Jornadas de Habla Andaluza, inauguradas ayer en la localidad sevillana de Estepa con el lema El español hablado en Andalucía. A diferencia de las primeras, celebradas hace dos años y que se centraron en el análisis de las bases históricas del habla andaluza, estas segundas jornadas servirán para clarificar qué se entiende por hablar andaluz o en andaluz y averiguar el grado de aceptación, entre los andaluces y fuera de la comunidad autónoma, de las diversas hablas andaluzas. Los lingüistas e historiadores allí reunidos también aclararán los fundamentos históricos de la evolución fonética del castellano en Andalucía. 'Continuamente utilizamos expresiones como hablar en andaluz, hablar bien o hablar mal, pero casi nadie precisa qué se entiende por ambas cosas y la relación que hay entre ellas', explica Antonio Narbona, catedrático de Lengua Española de la Hispalense y director del encuentro, que organiza el ayuntamiento estepeño en colaboración con la Universidad de Sevilla y la Consejería de Educación.

Según Narbona, miembro correspondiente de la Real Academoa de la Lengua en Andalucía, desde la norma no se puede proporcionar 'un rasgo de pronunciación en Andalucía que sea superior a otro'. 'Los andaluces hablamos español, pero el habla andaluza se caracteriza por la pronunciación y determinadas expresiones léxicas específicas. Cuando se intenta normativizar desde fuera, no se puede elegir un rasgo, porque muchos andaluces quedarían excluidos', precisa. En las jornadas, que se prolongarán hasta el sábado, se presentará el Premio Manuel Alvar de Investigaciónsobre las Hablas Andaluzas, en memoria del lingüista fallecido, y el libro En la Andalucía de la e: estudio lingüístico y etnográfico del habla de Estepa, de Fabiola Varela, que analiza la distribución por grupos de la palatalización de la a final, convirtiéndola casi en una e, propia de Estepa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de febrero de 2002