Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La empresa del agua de Jaén cobró 26.374 euros de más a dos comunidades

Un juzgado ve un 'atentado a la buena fe'

La empresa Seragua ha añadido un nuevo varapalo a su cuestionada gestión desde que, en 1997, asumió la concesión del servicio de abastecimiento de agua en la capital jiennense. Las demandas que había interpuesto contra dos comunidades de propietarios por falta de pago se han vuelto contra ella al constatar dos jueces de Jaén que pretendía cobrar hasta 26.374 euros (4,3 millones de pesetas) más de lo establecido por ley.

Un juzgado incluso reprocha a la empresa que no haya aplicado equidad en la interpretación de las normas y de 'atentar contra la buena fe' de los vecinos. Éstos van incluso más lejos y acusan a Seragua de 'persecución y enriquecimiento ilícito' con el beneplácito del gobierno local, del PP.

Las dos comunidades de propietarios, ubicadas en las avenidas de Madrid y de Andalucía, habían dejado de pagar sus facturas en 1997 por considerar abusiva la exigencia de Seragua de aplicar las tarifas tomando como base el contador totalizador de la comunidad y no el consumo real de cada unidad familiar.

El método elegido por la empresa favorecía la facturación progresiva por bloques, es decir, a mayor consumo mayor coste.

'No resulta equitativo imputar a la comunidad un gasto que se sabe de los vecinos', asegura el titular del Juzgado número 1 de Jaén, Luis Shaw, en su sentencia, notificada esta semana y con la que insta a la comunidad de propietarios de la avenida de Madrid a abonar la cantidad resultante de dividir el consumo entre el número de vecinos y facturarlo conforme a los bloques previstos. Así las cosas, de los 27.871 euros (4.637.286 pesetas) que reclamaba Seragua, la comunidad de propietarios sólo tendrá que abonar 5.631,4 euros (936.989 pesetas). En parecidos términos se firmó otra sentencia, el pasado mes de diciembre, en el Juzgado número 7 -recurrida por Seragua ante la Audiencia Provincial- que obliga a la empresa concesionaria a cobrar 645,22 euros (107.355 pesetas) y no los 4.780 (795.417 pesetas) que exigía a los vecinos.

Jesús García-Casarrubios, administrador de las dos comunidades que han ganado el pleito a Seragua, añade que la empresa ha incurrido incluso en 'agravio comparativo' puesto que en otros residenciales de similares características las tarifas se han aplicado conforme a las resoluciones judiciales. 'Es un precedente que puede servir para que Seragua cese en su acoso y su afán recaudatorio', añade.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de febrero de 2002