Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez cita al decano del Colegio de Abogados tras admitir la querella del fiscal

Cuevillas está acusado de apropiación indebida

Un juzgado de Barcelona ha admitido a trámite la querella presentada por la fiscalía contra Jaume Alonso-Cuevillas, decano del Colegio de Abogados de la ciudad, y le ha citado a declarar como imputado el próximo viernes. Los cargos que pesan contra él son los de apropiación indebida y deslealtad profesional supuestamente cometidos al retener durante seis meses en una cuenta particular más de cinco millones de pesetas que cobró de indemnización en un caso en el que Cuevillas tuvo como cliente a otro abogado.

'Imputado no es acusado, ni mucho menos, como es obvio, condenado'. Así se expresa el magistrado Juan Emilio Vila Mayo, titular del Juzgado de Instrucción número 22 de Barcelona en el auto de admisión de la querella conocido ayer. Sin embargo, el mismo juez añade en su resolución que 'el relato fáctico de la querella, en sí mismo, es verosímil' y eso basta para admitirla a trámite e investigar qué hay de cierto en la acusación del fiscal. En otro momento el juez advierte que el hecho de que el imputado sea quien es 'confiere al proceso penal un plus de evidente trascendencia que no debe ser olvidado' ni por el juez ni por el fiscal.

La celeridad con la que ha actuado la justicia en este caso es bastante inusual, ya que el fiscal presentó la querella en el juzgado de guardia la tarde del jueves y en menos de 48 horas el juez ya había resuelto iniciar su tramitación.

Los hechos arrancan del 27 de marzo de 2001, cuando el Juzgado de Primera Instancia número 22 de Barcelona devolvió 5.145.206 pesetas en concepto de indemnización abonados por una compañía de seguros al abogado Juan Armenteros, que había sufrido un robo en 1994. El dinero fue cobrado por el procurador de tribunales Carlos Pons de Gironella, quien lo ingresó en su cuenta el 3 de abril, pese a que el talón estaba a nombre de Armenteros. El fiscal asegura que el procurador actuó así 'siguiendo las expresas instrucciones' de Cuevillas, y que ninguno de los dos advirtió al cliente.

Sigue relatando la querella del fiscal que el procurador se descontó sus honorarios y entregó el dinero a Cuevillas, quien ingresó el cheque el 20 de abril en una cuenta a nombre de la empresa Alonso-Cuevillas Advocats, SL, de la que el decano era administrador único.

Dinero cobrado y gastado

El fiscal explica en la querella que, tras ingresar el dinero, el decano se lo gastó íntegramente sin comunicarlo a su cliente, que se enteró cuando acudió al juzgado y le dijeron que el procurador ya había cobrado. La querella afirma que en los últimos meses, Armenteros ha requerido sin éxito a Cuevillas el pago de ese dinero y que no fue hasta que trascendió que la fiscalía le estaba investigando por otras supuestas irregularidades cuando le abonó la indemnización. Concretamente el pasado 30 de octubre y después de descontar 350.000 pesetas por la minuta profesional.

El juez también ha citado a declarar como testigos para el próximo viernes al procurador y al abogado Armenteros.

La querella culmina la denuncia ante la fiscalía que realizó la veterana abogada Montserrat Avilés, quien meses antes ya había denunciado otros comportamientos supuestamente irregulares de Cuevillas que están siendo investigados. Avilés aseguró ayer que le parecía 'intolerable' el comportamiento del decano y que debería dimitir para salvaguardar nombre del colegio. Cuevillas, por su parte, declinó atender las llamadas de EL PAÍS, aunque aseguró a Europa Press que los hechos denunciados por el fiscal 'distan de la realidad'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de febrero de 2002