Crónica:La jornada de Liga | FÚTBOLCrónica
i

El Tenerife salva un punto en el último instante

A estas alturas de campeonato, cada punto en disputa resulta crucial para muchos equipos que se mueven en la parte baja de la competición. Es el caso del Tenerife cuya lucha por la permanencia está siendo agónica aunque ayer, tras ir perdiendo durante 79 minutos, logró empatar en el descuento y sumar un punto que casi daba por perdido. Al conjunto canario se le fue una buena oportunidad para acercarse a los puntos que dan la salvación, y ahora tendrá que jugársela el próximo domingo en Madrid ante el otro vicecolista, el Rayo Vallecano.

La otra cara del partido la puso el Sevilla. Un equipo que volvió a demostrar oficio y controló el juego durante los primeros minutos hasta que logró adelantarse en el marcador al cuarto de hora, gracias a un penalti. A partir de ese momento se olvidó casi del juego ofensivo y se dedicó a neutralizar las acometidas de su rival, cuyo estado de nervios resulta su peor enemigo.

TENERIFE 1| SEVILLA 1

Tenerife: Aragoneses; Javi Venta, Lussenhoff, Alexis, Basavilbaso; Bassedas (Simutenkov m. 73), Martí, Bino (Jordi m. 79), Ivan Ania; Marioni y Fuertes (Hugo Morales m. 65). Sevilla: Notario; Njegus, Prieto, Alfaro, David; Gallardo (Alfonso m. 68), Casquero, Torrado (Francisco m. 55), Tomás; Víctor (Toedtli m. 76) y Moisés. Goles: 0-1. M. 15 Moisés de penalti. 1-1. M. 90 Jordi aprovecha un balón suelto para batir por bajo a Notario. Árbitro: Pérez Burrul. Amonestó a Notario, Torrado, Francisco, Tomás, Javi Venta, Lussenhoff, Bassedas, Bino, Hugo Morales y Simutenkov. Unos 19.000 espectadores en el Heliodoro Rodríguez.

Más información

El conjunto andaluz supo manejar la ansiedad del Tenerife con una defensa férrea en la que se perdían una y otra vez los delanteros blanquiazules. Los de Caparrós se emplearon con mucha disciplina en la estrategia, la entrega y el orden. De esta forma hicieron buena la definición que hizo Pepe Mel días antes del choque, cuando calificó a su rival de equipo con estilo 'casi militar'. Su objetivo era amarrar a toda costa la ventaja obtenida en el arranque de partido, y desesperar a su rival a sabiendas de la necesidad que tiene de sumar puntos. Si durante la primera mitad ese plan se dejó entrever, en el segundo periodo se hizo más patente porque el Tenerife se empleó a fondo y encerró a los andaluces en su terreno. De hecho, el Sevilla no llegó a inquietar a Aragoneses.

El Tenerife, fiel a la tradición, lo intentó de todas las maneras pero el remate final sigue siendo la asignatura pendiente. Con mucho corazón pero casi a trompicones por la acumulación sevillista, el grupo de Pepe Mel se mostró ambicioso y se hizo merecedor, cuando menos, del empate dado su empeño ofensivo. Sin embargo, otra vez se encontró con todos los males de esta temporada y volvió a padecer una falta de puntería que no le deja manejar los partidos con tranquilidad. El Sevilla supo aprovecharse de estas circunstancias y, con parsimonia y buen oficio, dejó pasar los minutos sin necesidad de arriesgar en ataque.

Pero al final el fútbol premió al que más expuso y en la última jugada del partido, cuando el reloj marcaba el minuto 94, un disparo de Jordi desde el margen derecho del área de Notario, acabó en la red con suspense, ya que el balón entró en la portería tras pegar en el poste.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 10 de febrero de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50