Jueces y defensa prefieren un único proceso contra el presunto violador de Málaga

Jueces y defensa se inclinan por un único proceso contra el presunto violador en serie de Málaga, Juan Carlos G. R., que a cerca de la medianoche del jueves ingresó en la prisión de Alhaurín de la Torre. El juez Manuel Caballero Bonald decretó la prisión incondicional del detenido, después de que éste se confesara autor de 29 agresiones sexuales durante su declaración. Este juez instruye el último de los delitos que se imputan a Juan Carlos G. R., contra tres estudiantes suecas, que le identificaron en una rueda de reconocimiento el martes.

Fuentes judiciales se pronunciaron ayer a favor de integrar todas las causas dispersas por distintos juzgados de Málaga en un solo caso. Estas mismas fuentes se inclinan para la instrucción por el Juzgado número 10, del que es titular el magistrado Manuel Chacón, ante el que una mujer española presentó la primera denuncia de violación en abril de 1997. Según las primeras impresiones, el abogado defensor del acusado también sería partidario de esta fórmula. La Fiscalía, por el contrario, piensa que una acumulación de las causas llevaría a un macroproceso, que dilataría los procedimientos y retrasaría una conclusión.

Juan Carlos G. R., profesor de Educación Física en un colegio concertado del distrito de la Carretera de Cádiz, de 29 años, pasó ayer su primera jornada en la cárcel, en el módulo de ingresos de la prisión de Alhaurín de la Torre. Pasó una noche tranquila, sin incidencias, después de someterse a un reconocimiento médico a su llegada. El detenido no está aislado del resto de los presos. El director de la prisión, Tomás Sanmartín, considera que 'nada hace pensar que haya que protegerle y separarle de los demás presos' y que está en 'un módulo tranquilo'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 08 de febrero de 2002.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50