Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:Segunda División

El Atlético y el Ferrol empatan en intensidad

Los rojiblancos sacan un punto tras un buen partido repleto de ocasiones de gol

El caso es que el Atlético jugó bien. Bastante bien. Y el Racing de Ferrol tampoco lo hizo mal. Los dos muy de prisa. Los dos con claridad y los dos fabricando oportunidades al por mayor. Pero fallándolas. Algunas extraordinariamente buenas. Ni el Atlético ni el Ferrol fueron capaces de anotar un tanto con el balón en juego. Dos penaltis en el primer tiempo, uno para cada equipo, sirvieron para edificar el empate final.

Los rojiblancos salieron al campo mandones, con la lección de la velocidad y las bandas bien aprendida. Fernando Torres, muy motivado, jugó durante el primer tiempo sus mejores 45 minutos de la temporada. El joven delantero, además de provocar el penalti, dispuso de varias ocasiones por saber estar en el lugar oportuno y desbordó con cierta facilidad cuando caía por alguno de los costados.

RACING DE FERROL 1| ATLÉTICO 1

Racing de Ferrol: Aizkorreta; José Ángel, Iñigo, Garrido, Raúl López; Ismael (Manel, m. 78), Grozdic, Uriz, Delporte (Emery, m. 70); Fran Nogueira y Redondo (Méndez, m. 65). Atlético: Burgos; Armando, García Calvo, Hibic, Antonio López; Aguilera, Movilla (Dani, m. 58), Nagore, Stankovic (Luque, m. 51); Fernando Torres (Correa, m. 66) y Diego Alonso. Goles: 0-1. M. 20. Diego Alonso, de penalti cometido sobre Fernando Torres cuando el delantero se marchaba cerca del área pequeña entre varios defensores del equipo gallego. 1-1. M. 44. Ismael, de penalti cometido sobre Delporte. El francés fue cazado por Nagore cuando enfilaba el pico izquierdo del área. Árbitro: Paradas Romero. Amonestó a Uriz y Raúl López, del Racing de Ferrol y a Movilla, del Atlético. Unos 9.000 espectadores en el estadio de A Malata.

El segundo periodo del choque igualó las fuerzas. El Atlético controló más la pelota y atacó más. El Ferrol tuvo oportunidades de gol más claras. Tan claras, que Hibic tuvo que sacar bajo la sombra del larguero un balón al que le quedaba un milímetro para convertirse en el gol del triunfo del equipo gallego.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de enero de 2002