Reportaje:

Redescubrir los orígenes

El Ayuntamiento de Jaén intenta elevar la estima por el casco antiguo con visitas guiadas

El desconocimiento de los centros históricos provoca en la población una pérdida de sus señas de identidad. Esta máxima, aplicable a la mayor parte de las capitales, aparece recogida en el diagnóstico que el plan comunitario Urban realiza del casco antiguo de Jaén, un trozo de ciudad venido a menos en los últimos años por la apuesta política y social realizada en favor del desarrollismo de otras zonas de expansión urbanística. Para cambiar la tendencia, si no inversora sí al menos sentimental, el Ayuntamiento de Jaén ha iniciado esta semana un programa de visitas guiadas al rincón más castizo de la capital con la principal finalidad de que los ciudadanos redescubran todos aquellos elementos que le permitan identificarse con su ciudad.

'Hasta ahora hemos sido los peores embajadores de nuestro patrimonio artístico y monumental', reconoce Eva de Dios Martínez, presidenta de la Asociación Provincial de Guías de Turismo. Su argumento lo extrae después de haber estado ocho años conduciendo por los rincones más bellos y desconocidos de Jaén a centenares de turistas nacionales y extranjeros. 'El auge del turismo de interior en los últimos años nos ha hecho volver la mirada hacia el casco antiguo, que era un perfecto desconocido para muchos jiennenses', asegura.

Los alumnos del colegio Sagrado Corazón de Jesús fueron los primeros, el pasado miércoles, en estrenar este programa para el que se han inscrito ya una veintena de centros educativos, asociaciones de vecinos, de amas de casa y otros colectivos sociales y profesionales de la capital jiennense. 'Es una experiencia muy gratificante desde el punto de vista pedagógico, pues hace más fácil explicar historia a los alumnos además de inculcar en ellos una concienciación por el respeto del patrimonio histórico', explica Miguel Quilez, jefe de estudios.

Y es que este singular programa, financiado con los fondos europeos del Urban, pretende que el ciudadano no permanezca como mero observador del patrimonio. 'Queremos que se introduzcan en la dinámica histórica que ha generado la ciudad que hoy vemos y potenciar su desarrollo económico y social', sostienen los redactores del Plan Urban, cuya vigencia se extenderá hasta el año 2006. El concejal de Educación, Fernando Zaldúa, abunda en la idea al indicar que la idea es 'recuperar señas de identidad'.

María Muñoz y Lucía García, ambas de ocho años, conocieron por vez primera los baños árabes de su ciudad, considerados los más grandes de Europa. Su compañera María Ramírez, un año mayor, tenía clara la función que desempeñaba ese lugar en la época árabe. 'Eran como las saunas y las piscinas cubiertas de la actualidad', afirmaba. El entusiasmo de estos escolares por descubrir un trozo de ciudad hasta ahora ajeno a sus vidas -su colegio y sus casas están en la otra esquina de la capital- tiene mucho que ver con las amenas explicaciones de la guía,. 'Hay que planteárselo como un juego para que sientan interés', sostiene.

Alumnos de un colegio de Jaén, durante una visita a los baños árabes.
Alumnos de un colegio de Jaén, durante una visita a los baños árabes.JOSÉ MANUEL PEDROSA
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

18 siglos en cuatro itinerarios

Cuatro itinerarios distintos se han diseñado para las visitas guiadas por el casco antiguo de Jaén, declarado Conjunto Histórico Artístico desde 1973. La primera de ellas recorre la antigua ciudad musulmana (siglos VIII al XIII) y se detiene en monumentos como la iglesia de La Magdalena, la plaza del Cadiato, el barrio de callejuelas de la antigua Judería o los Baños Árabes y los del Naranjo, éstos últimos aún enterrados en el subsuelo de la plaza de Los Caños. También se puede conocer el peculiar sistema hidráulico del raudal de La Magdalena, que abastecía de agua a toda la zona norte de la capital. Una segunda ruta discurre por el Jaén medieval cristiano (siglos XIII al XV), con paradas en el convento de Santa Clara, las iglesias de San Bartolomé y San Andrés, el Arco de San Lorenzo o el Palacio del Condestable Iranzo. El tercer itinerario comprende la ciudad renacentista, barroca y neoclásica (siglos XVI al XVIII) y discurre por la catedral, el convento e iglesia de La Merced, el palacio del Capitán Quesada, la Fuente Nueva y de Los Caños, la iglesia de San Andrés y el convento de Santo Domingo. La cuarta y última ruta es la que destila un mayor respeto la conservación del patrimonio. Y es que muestra al viajero la rehabilitación llevada a cabo en los últimos años en edificios históricos y singulares del casco antiguo, como el palacio del Condestable (actual sede de la Concejalía de Cultura), el Palacio de Villardompardo (que recibió el Premio Europa Nostra por la rehabilitación llevada a cabo por el arquitecto Luis Berges en el entorno de los Baños Árabes), el convento de Santo Domingo, el Hospital San Juan de Dios (convertido por la Diputación Provincial en gran centro cultural), el Arco de San Lorenzo con vestigios de la antigua parroquia gótico-mudéjar demolida en el año 1825, o el Palacio del Capitán Quesada (sede de la Gerencia de Urbanismo). También la asociación vecinal Arco del Consuelo del casco antiguo, en colaboración con la Delegación de Educación ofrece a los centros escolares visitas didácticas con objetivos e itinerarios similares a las que se ofrecen dentro del plan Urbans.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS