Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rosa Aguilar se desmarca de la reunión del día 20 de los críticos de IU para no reabrir ahora la crisis

Concha Caballero dice que pretende fomentar el debate y no el enfrentamiento

La alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar (IU), se desmarcó ayer de la reunión que los críticos de Izquierda Unida tienen previsto celebrar el día 20 en esta ciudad para dar a conocer un nuevo manifiesto y exigir de la dirección pluralidad e integración. Aguilar, uno de los pilares del movimiento crítico en la 13ª Asamblea regional, señaló a este periódico: 'No voy a entrar en cuestiones internas porque son muy negativas para IU y no sirven para nada'. Concha Caballero, representante de este sector, dijo que pretende el debate con la dirección y no el enfrentamiento.

La cita de los críticos en Córdoba del próximo día 20 ha caído como una bomba en la cúpula de IU. Aunque la dirección es consciente del malestar de este sector -que denuncia falta de integración-, y del rechazo que ha ocasionado entre sus miembros la forma en que se ha gestionado el pacto con el PSOE de las cajas de ahorros sevillanas, no esperaba ningún movimiento estratrégico. Sobre todo después del cierre de filas en torno al relanzamiento del proyecto Convocatoria con Andalucía el 28 de octubre.

Muestra de la sorpresa del sector oficial es la llamada telefónica a primera hora de la mañana de ayer del responsable de Política Institucional, Willy Meyer, a la alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, quien ha jugado un papel protagonista en el movimiento crítico, para preguntarle si respaldaba esta reunión. Meyer transmitió a los medios de comunicación que Rosa Aguilar no acudirá al encuentro, que apoya el acuerdo de las cajas y que no suscribe el planteamiento de los críticos.

Horas más tarde, la alcaldesa dijo a este periódico que en su conversación con Meyer se limitó a afirmar que no asistiría al cónclave crítico por estar sumergida exclusivamente en su labor de alcaldesa, y negó haber valorado el acuerdo de las cajas o el fondo de las protestas. Aguilar, quien ayer comenzaba un viaje a Damasco, señaló a este periódico que no sabía nada de la reunión y declaró: 'No voy a entrar en cuestiones internas porque son muy negativas para IU y no sirven para nada'.

Con estas palabras, la alcaldesa se desmarca de la convocatoria, así cómo de lanzar nuevos manifiestos, una vez que se acordó la recuperación de Convocatoria por Andalucía el pasado 28 de octubre en Carmona con el concurso de toda la federación. No obstante, matizó que los postulados que ella misma defendió en las 13ª Asamblea regional -al convertirse en el principal pilar de la candidatura de Concha Caballero- le siguen pareciendo válidos y que, en líneas generales, comparte las posiciones de este sector.

Templanza

Concha Caballero, por su parte, quiso ayer templar un poco los ánimos y suavizó los reproches que miembros de su sector han dirigido a la cúpula de IU. A este repliegue contribuyeron las declaraciones del ex miembro de IU Francisco Garrido, portavoz de Los Verdes, quien calificó al secretario general del PCA, Felipe Alcaraz, y al portavoz parlamentario, Antonio Romero, como 'cáncer' de IU, y añadió que mientras sigan mandando la coalición será un 'barco que irá a la deriva'.

Caballero manifestó que la reunión del día 20 no persigue el enfrentamiento público con la dirección: 'Creemos que hay que reconducir la situación, reflexionar y discutir, porque eso forma parte del proyecto, pero de buenas maneras'. La representante crítica añadió que no pretende crear, 'en vísperas de elecciones, un debate público permanente de IU', aunque no por eso se dejará de demandar que se cumplan los compromisos de pluralidad y exigir a la dirección un mensaje firme a la sociedad sobre la independencia de IU y su vocación de alternativa, en referencia a declaraciones de significados dirigentes que han proyecto una imagen de 'entreguismo' al PSOE.

Fuentes del sector oficial admitieron que es una 'realidad' que ha habido pronunciamientos con una lectura equívoca del pacto de las cajas, incluso en contradicción con la línea que mantiene la dirección de Diego Valderas. En concreto, los de Antonio Romero, quien ha sido rectificado en los últimos meses en varias ocasiones. 'Este es un tema que hay que arreglar urgentemente', agregaron las mismas fuentes.

Por último, Willy Meyer aseguró que el acuerdo de las cajas sevillanas ha sido enviado a los consejos provinciales, las asambleas y los cargos públicos, quienes lo han estimado de manera positiva para IU. Según Meyer, en la coalición existe un 'malestar fuerte' respecto a las palabras en contra de la dirección de algunos dirigentes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de enero de 2002