Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL | 18ª jornada de Primera División

La directiva dice respaldar a Rexach

"Rexach acabará la temporada". Tan contundente como la derrota sufrida por su equipo, el vicepresidente del Barça, Ángel Fernández, no dudó ayer en confirmar al técnico azulgrana tras el 2-0 ante el Espanyol. "Es indigno que se hable de él [por Rexach] cada jornada. Tiene toda la confianza de la directiva. No existen dudas sobre él", aseveró Fernández.

Pero, sin necesidad de palabras de apoyo, el propio Rexach asumió la volatilidad de su cargo. "La gente puede opinar lo que quiera sobre los entrenadores, pero, al final, somos nosotros mismos los que nos ponemos y nos sacamos", reflexionó. Y añadió: "Si no ganas, te marchas. Si no, te quedas. Pero no se puede estar en los extremos porque te puedes volver loco".

El vicepresidente azulgrana admitió la "decepción" provocada por la derrota, exoneró a su equipo y desdramatizó la situación. "No es preocupante", afirmó. "30 segundos después de perder el partido puede parecerlo, pero la Liga es muy larga y no se pierde aquí. Perder con el Espanyol es razonable. La Liga la marca perder en Vallecas o en casa". Fernández admitió: "Lo único que pasa es que hemos perdido una buena oportunidad, que somos octavos y que, en lugar de tener unas vacaciones tranquilas, tendremos que reflexionar para aprender de los errores".

No fue tan benévolo el presidente del Barça. Joan Gaspart, que no cuestionó en ningún momento la labor de Carles Rexach, sí lanzó un mensaje para la plantilla. "Les he dicho a los jugadores que están en deuda con la afición y que deben remontar el vuelo", señaló. "Estamos a seis puntos del líder y queda un partido para acabar la primera vuelta. El Barça es mucho Barça para bajar los brazos y pensar que no puede remontar".

Rexach coincidió: "Soy optimista y espero que el parón nos vaya bien", apuntó. El técnico afirmó incluso que durante la primera parte vio el encuentro ganado y que el de ayer fue uno de los derbies más fáciles de los últimos años. "Sin embargo, perdimos 2-0. No puedo explicarlo", concluyó.

Paco Flores, sorprendentemente cuestionado como técnico del Espanyol, se refirió con contundencia a la "superioridad física" de su equipo y explicó como una de las claves del partido: "Con el sistema táctico del Barça es más sencillo hacer presión por la posición que ocupan sus jugadores pegados a las bandas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de diciembre de 2001