Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cientos de llamadas a las compañías de agua y gas por averías causadas por la ola de frío

Las bajas temperaturas congelaron numerosos contadores y tuberías de viviendas de la sierra

Las bajas temperaturas que ha registrado la región en las últimas horas motivaron que el Canal de Isabel II recibiera este fin de semana casi 700 llamadas de ciudadanos, empresas o instituciones públicas requiriendo los servicios de emergencia ante la rotura o congelación de las tuberías de agua. Idéntica situación se produjo con el servicio de gas. Uno de los casos más preocupantes afectó al municipio de Daganzo, que se quedó sin agua al cerrarse, por el hielo, una válvula del telemando. El 25% de las llamadas se debieron a la congelación de bocas de riego de la capital.

La ola de frío siberiano de los últimos días no ha causado incidentes graves en Madrid, aunque sí molestias por la congelación de cañerías o bien por la formación de placas de hielo en carreteras y calles. El Canal de Isabel II había recibido, entre las 18.00 del sábado y las 18.00 de ayer, unas 675 llamadas, según informó José Antonio de Cachavera, director de desarrollo comercial de la compañía. De todas estas peticiones de ayuda, 383 estaban relacionadas con roturas en los contadores de agua o con la congelación de las acometidas, mientras que el resto fueron debidas a cortes de suministro (en muchos casos también por congelación).

La mayoría de los incidentes se produjo en chalés y viviendas de la sierra, donde contadores y acometidas de agua están a la intemperie o en lugares poco protegidos del frío. No obstante, un centenar de llamadas a los servicios de urgencia del Canal fueron ocasionadas por la congelación de bocas de riego del Ayuntamiento de Madrid.

'Hace años que no se producía una situación de este tipo', afirma De Cachavera, que añade que 'las brigadas de los diferentes cantones habían sido reforzadas, teniendo en cuenta que las previsiones anunciaban esta fuerte bajada de las temperaturas'. Pese a eso, estas brigadas se vieron desbordadas y sólo pudieron atender 100 de los requerimientos. Muchas de las averías fueron solucionadas por los propios usuarios, aplicando el tradicional sistema de aplicar calor a las tuberías para deshacer el hielo.

El frío supuso una complicación para los bomberos de la Comunidad que acudieron a sofocar un incendio registrado en la madrugada de ayer en la casa rural La Posada, de Horcajuelo de la Sierra, según Emergencias 112 y de la Guardia Civil. Al lugar se desplazaron cuatro dotaciones de bomberos, que tuvieron que solicitar la presencia de camiones nodriza (cargados con unos 12.000 litros de agua) porque los hidrantes (tomas de agua) estaban congelados.

Los diez clientes de ese hotel de la sierra norte fueron desalojados a causa del fuego, que, según las primeras investigaciones, pudo ser provocado por un cortocircuito después de que las chispas de una chimenea afectaran a unos cables. Las llamas calcinaron la habitación en la que se declaró el fuego, una parte de la cubierta de la zona superior y siete estancias de la vivienda se vieron afectadas por el humo. Los bomberos tardaron más de dos horas en sofocar el incendio.

Por su parte, los bomberos del Ayuntamiento de Madrid realizaron ayer más de 70 intervenciones en las calles de la capital a causa de la congelación de tuberías de agua, gas natural o bocas de riego debido al frío. Gas Natural no ha suspendido su servicio en ningún momento a causa del frío, aunque unos 500 usuarios (en Madrid hay 1.200.000) reclamaron la asistencia de los técnicos. 'Casi todos los problemas se debieron a que los reguladores situados en el exterior de las viviendas estaban congelados', explicó un portavoz de la empresa.

El Ayuntamiento distribuyó 20.000 kilos de sal por calles de la ciudad para evitar la formación de placas de hielo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de diciembre de 2001