Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Sospechoso control antidopaje

El CSD investiga la elección a dedo de jugadores del Badajoz para una prueba por sorpresa

El Consejo Superior de Deportes (CSD) ha abierto una investigación sobre un insólito control antidopaje por sorpresa. El director general de deportes, Guillermo Jiménez, presidente de la Comisión Nacional contra el Dopaje, está dispuesto a pedir la inhabilitación del médico que la pasada semana realizó el control a cuatro jugadores del Badajoz si se demuestra su responsabilidad. La polémica ha saltado con la selección de los jugadores, elegidos a dedo, con lo que borra cualquier atisbo de sorpresa y consuma una posible irregularidad. 'No vamos a permitir que se ensucie nuestra fama ni nuestro nombre en este campo', avisó Guillermo Jiménez.

'Se me pusieron los pelos como escarpias'. El máximo responsable nacional del control antidopaje acababa de leer en la prensa que el Badajoz había pasado un control sorpresa surrealista. Publicado estaba que el médico encargado de tomar las muestras de orina no sólo no hizo el pertinente sorteo de jugadores sino que permitió que se presentasen voluntarios. Jiménez decidió en ese instante abrir un expediente informativo y aplicar el reglamento de sanciones con el máximo rigor si se demuestra la irregularidad. 'Inhabilitaremos a ese médico si es necesario', anunció.

Este control estuvo rodeado de un cúmulo de inconvenientes. Se realiza durante un puente festivo, el 7 de febrero. El médico, del que EL PAÍS sólo conoce su nombre -Antonio- se presentó ese día en el campo del club, el Nuevo Vivero, y se lo encontró cerrado. El equipo se entrena en las instalaciones deportivas del complejo hotelero Alcántara, que carecen de aseos y de despachos. Están tan próximas al Nuevo Vivero que los jugadores se cambian de ropa en sus vestuarios y después se trasladan a pie hasta el campo de entrenamiento.

El primer obstáculo que se encuentra el médico es que no puede rellenar las cartulinas con los nombres de toda la plantilla del Badajoz para introducirlas en un sobre y de él obtener los cuatro jugadores que serían sometidos a control, como establece el reglamento. 'Le dije que era imposible facilitarle esa documentación', explicó Gustavo Scandolo, fisioterapeuta del club. 'Le indiqué que las oficinas estraban cerradas al ser día festivo y, para que no tuviese que volver otro día, nos pusimos de acuerdo en que eligiera a dedo los cuatro jugadores que pasasen el control y que en ese momento se estaban entrenando. Me los señaló y entonces le facilité sus identidades y los números con que juegan los partidos de Liga. Tres de ellos: Marín, David Bauzá y Jornet, fueron titulares en el último partido, y el cuarto Pepín, sustituyó a un compañero'.

El fisioterapeuta del club pacense rechazó la versión facilitada en medios informativos, que pusieron en boca de uno de esos jugadores la versión de que el médico que tomó las muestras pidió voluntarios para pasar el control.

El médico del Badajoz, Eduardo Subirat, contó que su compañero encargado de tomar las muestras poco menos que se vio obligado a montar su 'oficina' en el automovil en el que se trasladó a Badajoz. 'Los formularios de los controles', aseguró Subirat, 'los rellenó en el coche. En las instalaciones deportivas del Complejo Alcántara que tiene alquiladas el Badajoz, al estar tan próximas al campo del Nuevo Vivero, el club no ha creído necesario disponer de despachos, aseos ni vestuarios'. La toma de las muestras de orina, explicó Eduardo Subirat, se realizó en el campo del Nuevo Vivero después de acabar el entrenamiento.

El presidente de la Comisión Nacional Antidopaje ha recabado informes de este caso a Cecilia Rodríguez, directora del laboratorio del control del dopaje del CSD, así como a la federación de fútbol, que se encarga de regular esta clase de controles. 'Si comprobamos irregularidades en este proceso, aplicaremos contra el culpable o los culpables el reglamento de sanciones con el máximo rigor. El tema del dopaje está en estos momentos tan sensible que no podemos permitirnos fallos de ninguna clase', insistió Guillermo Jiménez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 13 de diciembre de 2001