Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRAGEDIA EN HUELVA

El conductor dio negativo en el control de alcoholemia

El conductor del autobús que ayer sufrió el accidente en la carretera A-493, en la provincia de Huelva, en el que murieron 19 personas y otras 21 resultaron heridas, dio negativo en el control de alcoholemia efectuado tras el siniestro, según explicó ayer una empleada de la empresa familiar Autocares Fernández González, de Barcelona, la compañía propietaria del autobús.

Esta trabajadora añadió que el conductor, que sólo sufrió algunos rasguños en el codo izquierdo, es 'un buen chófer' y nunca se había visto implicado en un accidente.

La identidad del conductor, Antonio Rueda, fue facilitada horas después del accidente. Tras el siniestro señaló que no recordaba cómo el autocar pudo salirse de la carretera. Sólo pudo explicar que regresaba al hotel El Coto, de Matalascañas, tras visitar la Gruta de las Maravillas de Aracena (Huelva).

Raúl Fernández, portavoz de la empresa, cuestionó, horas después del accidente, que este pueda deberse a un error humano, ya que el conductor 'tiene 25 años de experiencia' en el transporte de viajeros. Asimismo, Fernández indicó a la agencia Efe que tampoco podía deberse a la fatiga, por lo que 'seguro que ha sido por cualquier otra causa, ya sea la carretera o por algún cruce con otro camión'.

'Lo sentimos mucho', dijo el citado portavoz, que pidió 'tranquilidad' y lamentó lo ocurrido: 'Estas cosas pueden pasar, aunque, gracias a Dios, hasta ahora no nos había ocurrido nunca'. Representantes de la empresa de autocares tenían previsto trasladarse anoche al lugar del accidente para conocer la situación.

El autobús siniestrado, un Iveco Pegaso modelo Touring Largo Recorrido, tenía todos los permisos en regla, lo que incluye la contratación del seguro y la Inspección Técnica de Vehículos (ITV).

El autobús había salido de Barcelona el pasado día 10 para iniciar un circuito de siete días de duración, y que incluía la posibilidad de hacer excursiones opcionales. Por eso, algunos de los turistas catalanes no viajaban en el autobús en el momento de producirse el siniestro.

Un portavoz del Departamento de Interior de la Generalitat de Cataluña confirmó ayer que el autobús tenía en regla la tramitación administrativa de la Dirección General de Transportes. El vehículo había sido matriculado en marzo de 1997, pasó la ITV el 26 de abril de 2001 y en su última inspección había recorrido 400.000 kilómetros, según las mismas fuentes. El autocar había sido contratado por la agencia de viajes Nostratour, con sede en Canet de Mar (Barcelona), y era la primera vez que esta empresa realizaba el recorrido por Huelva. Normalmente, esta agencia trabajaba con otras compañías de autocares.

La Federación Española de Transporte Viajeros (Fenebus) aseguró ayer que el conductor del vehículo había cumplido con los tiempos de descanso y de conducción máxima, y señaló que el vehículo disponía de todos los seguros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 15 de noviembre de 2001