Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El tenor Andrea Bocelli vuelve al pop con 'Cieli di Toscana', un homenaje a su tierra

Bono, de U2, le acompaña en su nuevo disco recitando un poema

El tenor italiano Andrea Bocelli vuelve al pop con Cieli di Toscana (Cielo de Toscana), un disco que incluye tres canciones en castellano y con el que pretende repetir los éxitos de Romanza y Sogno, sus anteriores incursiones en el género y de los que vendió más de seis millones de copias en todo el mundo. Invidente desde los 10 años, ha cantado junto al Papa para recibir al 2000, y recientemente en la misa presidida por George W. Bush que homenajeaba a las víctimas del 11 de septiembre. Estos días ha visitado Madrid para grabar dos canciones en un programa de televisión.

En su carrera lírica, Andrea Bocelli ha llegado a despachar cerca de cuarenta millones de discos, lo que le convierte en uno de los tenores más importantes del mundo. A pesar de ese reconocimiento mundial, a Bocelli le gusta el pop porque, según dice, 'es parte de la vida cotidiana de millares de personas'. 'Nos levantamos y acostamos con música', afirma, 'por lo general ligera, y eso es tan importante que hay que esforzarse en que los contenidos artísticos se encaminen a ofrecer serenidad, bienestar y tranquilidad'.

Esa declaración de principios la aplica el artista para definir Cieli di Toscana ('quiero que sirva de buena compañía') que, además, es un homenaje a su tierra: 'Cuando trabajábamos en él, viajamos por toda Toscana y descubrí lugares maravillosos que no había conocido antes; era verano, con un cielo totalmente azul'.

Casado y con dos hijos, Bocelli nació y vive en Lajatico, una zona rural próxima a Pisa. Lleva una vida tranquila que contrasta con el trajín de su carrera artística. Viaja de un lado a otro con un pequeño séquito pendiente de él (durante la entrevista, una maquilladora no deja de arreglarle el pelo y ponerle crema en la cara). Su personalidad no se descompone según tenga que ejercer el papel de artista lírico o de artista pop. 'Dedico el 98% de mi tiempo a la música clásica', asegura. 'Es necesario, porque tiene unas reglas muy precisas que deben ser estudiadas y respetadas. Luego me concedo el paréntesis del pop, terreno donde sé que llego el último, pues ya lo han hecho otros tenores, entre ellos los españoles Carreras y Domingo'.

Para Bocelli, no hay 'esquizofrenia ni contradicción' por dedicarse al pop y la lírica, como tampoco las hay en que antes de entregarse profesionalmente a la música fuera abogado: 'No tengo una doble personalidad, lo que creo es que ésta tiene que ser poliédrica'. Aun así, afirma que el pop es más difícil para él: 'No tiene reglas, nadie puede estar seguro de un éxito'. 'Cuando hago una ópera, estudio a fondo la partitura, la tengo metida en la cabeza, ya sé el resultado de antemano. En cambio, cuando grabo una canción pop ha de ser la gente la que decrete si tiene éxito o no', confiesa el artista. En el nuevo disco, Bono, de U2, recita un poema. 'Trabajar con otros artistas', reconoce, 'me hace progresar y ver otros puntos de vista'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de noviembre de 2001