Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El MUA ofrece la mayor exposición antológica de fotos contemporáneas

El Museo de la Universidad de Alicante (MUA) alberga desde ayer y hasta el 20 de enero la muestra fotográfica Fragments, una selección de 180 títulos de la colección de la Fundación Rafael Tous d´Art Contemporani.

La exposición que ocupa los 2.500 metros cuadrados de espacio expositivo del MUA, se ha configurado en torno a cuatro grandes temas distribuidos por salas: el cuerpo, arquitectura, historias visuales e instalaciones.

Fragments ofrece una visión panorámica de la creación contemporánea a través de 540 fotografías de 48 artistas internacionales de la talla de Cindy Sherman, Andrés Serrano, Alberto García-Álix, Humberto Rivas, Paul Blanca, Laurie Simmons, Tracey Moffat, Eulàlia Valldosera y Joel Peter Witkin, entre otros, y es la primera vez que puede verse en conjunto una selección tan cuantiosa de una de las más relevantes colecciones españolas de arte contemporáneo.

El recorrido por la Sala Sempere, dedicada a la temática del cuerpo, presenta distintas miradas cuyo nexo de unión son las formas de la anatomía humana. Sin embargo, cada artista aporta un sentido subjetivo, representado temas tan diversos como la muerte, el sexo, la violencia, la opulencia o el descubrimiento de la plástica de la piel, según explica la comisaria de la muestra, Glòria Picazo.

El espacio destinado a las historias visuales, la Sala 365, alberga las fotografías que, mediante el empleo de un lenguaje narrativo cinematográfico, constituyen pequeñas obras secuenciales destinadas a despertar la imaginación y a revelar mundos privados.

La Sala Naias reúne las imágenes que aluden a la arquitectura, con obras de Ana Busto, Jordi Colomer, Dale Kistermaker, Marcel Pèy, Laurie Simmons y Antonio Muntadas. Tanto Kistermaker como Simmons utilizan escenarios construidos con juegos infantiles, con el fin de transmitir, en el primer caso, la idea de 'lo incontrolable de nuestra existencia a pesar de los rasgos cotidianos de los lugares exhibidos', explica los organizadores de la muestra. Por último, la Sala Altamira contiene tres instalaciones fotográficas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de noviembre de 2001